Andalucía se mueve con Europa

Tag Archives: castillos

  • 0

Un enclave perfecto: Gibraleón

Tags : 

Gibraleón es un municipio que está situado en un enclave privilegiado: a pocos kilómetros de la capital, bordeado por el curso del río Odiel, a caballo entre la Costa y la Sierra, entre la Campiña y el Andévalo. Con una climatología típica de los municipios de la comarca costera, sus tierras disfrutan de mucho sol durante todo el año, lo que le garantiza una rica agricultura, dedicada a la vid, los cítricos, el girasol y el olivo.

Gibraleón cuenta con una climatología perfecta durante todo el año.

Gibraleón ofrece un entorno y una climatología perfecta para disfrutar practicando cualquier deporte.

El antiguo origen de esta villa data del siglo VI a.C. Su situación en un monte a 35 metros, lo confirió como emplazamiento estratégico en época romana, árabe y medieval, siendo un importante asentamiento musulmán en los tiempos de Al-Andalus. Sirvió como escenario de múltiples disputas y, finalmente, fue reconquistado por Alfonso X “El Sabio” en 1282. Carlos V lo convirtió en Marquesado, título que fue otorgado a Don Alfonso de Zúñiga, Duque de Béjar y mecenas de Miguel de Cervantes. Fue a este olotense, gentilicio con el que son conocidos a los paisanos de Gibraleón, al que le dedicó su obra más universal: “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, donde hay una mención a estas tierras.

El hombre y  la historia ha dejado su huella y su impronta en el  paisaje este municipio, en donde no podemos dejar de ver y visitar las Iglesias de San Juan Bautista y de Santiago el Mayor, el Convento de Nuestra Señora del Vado y las ruinas del Castillo (Alcázar). Así como el recientemente construido Centro Olontense de Arte Contemporáneo – CODAC. Se trata de una importante y magnifica pinacoteca municipal que posee más de 200 obras de todo tipo de tendencias. Perfecto testimonio de la evolución de la pintura española desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad.

Gibraleón es una población de costumbres muy arraigadas, que podemos ver en la Feria de Ganado -actual Feria de San Lucas- que se celebra desde el siglo XIV. Además, Gibraleón es una tierra donde encontramos mucha afición al caballo y, por lo tanto, muy buenos jinetes. Aquí aún podemos encontrar  tabernas o bodegas, denominadas zampuzos en el argot popular, donde se realiza la labor de pisar uvas y se vende este preciado caldo, el mosto, que maridan con una gran variedad de platos típicos del lugar, realizados con aceite de oliva de primera calidad. Y es que el aceite de Gibraleón resultó ganador del Primer  Premio a los Mejores Aceites de Oliva Virgen Extra Español. Es por ello que en diciembre se celebra la Fiesta del Mosto y la Tostá, reuniendo a miles de lugareños y visitantes.

Dentro de su término municipal, tercero de mayor extensión en la provincia, se encuentra parte del Paraje Natural de las Marismas del Odiel, una interesantísima zona húmeda, tanto por su riqueza de avifauna como vegetal. Es por esto que el principal exponente del turismo en esta localidad es el Turismo de Naturaleza. Este es el punto de partida o zona de paso de rutas a pie, a caballo o en bicicleta. Cabe destacar la Vía Verde Litoral, que se encuentra entre las poblaciones de Gibraleón y Ayamonte y que recorre unos 49 km. a través de la antigua línea férrea entre estas dos localidades, pasando por Cartaya, Lepe e Isla Cristina y transcurriendo por zonas de gran vegetación y marismas de alto valor ecológico.

Vía Verde del Litoral a su paso por Gibraleón.

Vía Verde del Litoral a su paso por Gibraleón.

Gibraleón un municipio por conocer, ¡Ven y descúbrelo!


  • 0

Conjuntos históricos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (II)

Tags : 

En una entrada anterior hablábamos del entramado urbano de los pueblos de la Sierra pero la Sierra de Aracena y Picos de Aroche es una comarca que cuenta con veintinueve municipios de los que catorce tienen declarados sus Conjuntos Históricos como Bien de Interés Cultural.

En esta entrada os hablaremos de los elementos que destacan de los pueblos que tienen sus conjuntos históricos declarados BIC. Estos pueblos son:

  • Alájar: el Conjunto Histórico de esta población no se entendería sin la Peña de Arias Montano y el valor paisajístico de su enclave, los elementos monumentales son la iglesia de San Marcos y la ermita de la Reina de Los Ángeles.
  • Almonaster la Real: Dentro de su caserío destacan varias casas señoriales, la portada Manuelina de la iglesia y el legado musulmán, destacando la mezquita del siglo X.
  • Aracena: posiblemente el pueblo más monumental de la Sierra, destacamos sus iglesias, castillo, la Gruta de las Maravillas y los edificios modernista del arquitecto regionalista Aníbal González.
  • Aroche: destaca la adaptación de su caserío a la orografía del terreno, sus casas señoriales, el castillo almohade, la iglesia, la Cilla (sede de la exposición permanente de arqueología y del museo del Santo Rosario) y sus puentes.
Vista aérea de Aroche.

Vista aérea de Aroche.

  • Castaño del Robledo: de esta localidad debemos reseñar la homogeneidad de su caserío y la importancia de las solanas en sus viviendas, roto por sus dos iglesias, una de ellas inacabada.
  • Corteconcepción: esta localidad la conforman dos núcleos urbanos, La Corte y Puerto Gil, ninguno ha podido absorber al otro lo que otorga al pueblo un carácter diferente. Los elementos que destacan son la iglesia en la Corte y la ermita de San Juan en el Puerto.
  • Cortelazor la Real: observamos la homogeneidad de su caserío en el que destacan los elementos monumentales de la iglesia y del Olmo, situado en la plaza a la que le da nombre.
  • Fuenteheridos: de esta localidad también debemos reseñar la homogeneidad de su caserío y la importancia de las solanas en sus viviendas. Dentro de la población sobresale la esbelta iglesia, la plaza del Coso y la fuente de los Doce Caños.
  • Galaroza: sobresale del caserío la iglesia y la ermita de Santa Brígida. Un elemento distintivo en este municipio es el agua, marcando la importancia de fuentes y acequias y extendiéndose por el ruedo del municipio.
Vista de Galaroza.

Galaroza.

  • Higuera de la Sierra: los edificios más interesantes son la Ermita de San Sebastián (de estilo barroco), su plaza de toros del siglo XVI y la Ermita de la Virgen del Prado.
  • Linares de la Sierra: de las calles de su casco urbano destacan los “llanos”, empedrados artísticos a la entrada de las casas. Los elementos patrimoniales más importantes son una fuente con lavadero y la Iglesia de San Juan Bautista del siglo XVIII.
  • Los Marines: pueblo típico serrano del que destaca la iglesia y su lavadero.
  • Valdelarco: en su pequeño casco urbano el edificio más sobresaliente es la iglesia parroquial, fechada en el siglo XVIII y de estilo neoclásico.
  • Zufre: el entramado de su casco urbano y los restos de su muralla almohade definen su origen musulmán. Su iglesia y cabildo marcan la importancia del municipio en la Edad Moderna. Otro elemento a destacar de esta localidad es el Paseo de los Alcaldes, que ofrece a sus visitantes unas impresionantes vistas.

El estado de conservación de estos pueblos es lo que ha posibilitado que fueran declarados BIC. Se trata de la necesidad de preservar poblaciones auténticas y genuinas de de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Así que ya sabes, la próxima vez que vengas detente un minuto a escudriñar sus calles, te sorprenderán.


  • 1

Conjuntos históricos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (I)

Tags : 

La Sierra es un Conjunto Histórico por sí mismo. Al visitar las localidades serranas disfrutaremos de sus casas, sus plazas, sus iglesias, sus castillos, sus calles, sus puentes y todo su entorno natural. La fisionomía de las poblaciones de la Sierra tiene un carácter propio que las hace claramente definibles. La agrupación de los diferentes bienes inmuebles que forman estas localidades, condicionados por la orografía y por la evolución de sus poblaciones, son testimonios de su cultura y constituyen un valor de uso y disfrute para su población.

Cortegana. Autor: Julián López Pastor.

Cortegana. Autor: Julián López Pastor.

Las características de los pueblos serranos en términos generales son:

La adaptación a la orografía del terreno. Pequeñas montañas y valles definirán el entramado urbano. Calles que se adaptan a las curvas de desnivel y que otorgan a los pueblos un carácter continuista con respecto a la naturaleza que les rodea.

El caserío se define por parcelas con viviendas de poca altura pero con soberado, con fachadas blancas de cal y tejados a dos o tres aguas, cubiertos por tejas árabes, con pequeños vanos. Dentro de estas parcelas también son importantes las zonas no destinadas a viviendas como los patios o corrales.

Calles de Hinojales.

Calles de Hinojales.

Este caserío suele estar salpicado por algunos elementos monumentales, con alguna vivienda señorial y sobre los que suelen destacar la iglesia y el castillo, en caso de que lo tengan. Referente a los espacios públicos destacan sus calles empedradas, los lavaderos y fuentes y sus plazas.

Otro elemento importantísimo de los pueblos de la Sierra es el ruedo o contorno del municipio. Se trata de pequeñas propiedades que en épocas pasadas surtían de alimentos a la localidad, por ello es normal que sean huertas, huertos de frutales, olivares… En definitiva, elementos que aseguraban la vida en las poblaciones.

Estas características las podemos ver en los veintinueve pueblos de la comarca, excepto en Rosal de la Frontera que, al ser el pueblo más joven de la comarca, su trama urbana responde a una población de tipo reticular, propia del momento en el que se fundó. El resto de municipios serranos tienen su origen en la Edad Media, bien en periodo de dominación musulmana (casos de Aroche o Zufre) o de periodo de dominación cristiana, que son la mayoría.

Vista urbana de Aroche en la que destaca su fortaleza. Autor: Diego Ríos.

Vista urbana de Aroche en la que destaca su fortaleza. Autor: Diego Ríos.

También será importante en la evolución de los conjuntos históricos el desarrollo socio-económico de las poblaciones: más agrícola, como Hinojales; o más industrial, como sucede en Jabugo o en Cumbres Mayores.

Te invitamos a visitar los pueblos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche e intentes comprender su devenir a lo largo de los tiempos, simplemente disfrutando de sus Conjuntos Históricos. Ven a la Sierra, te esperamos.


  • 0

¿Conoces las siete maravillas del Condado?

Tags : 

Los vecinos de la comarca condaleña eligieron las Siete Maravillas del Condado de Huelva entre un total de 53 candidaturas repartidas en monumentos, espacios naturales, edificios y otros recursos patrimoniales. Después de más de 3.000 votos, el Condado de Huelva decidió que sus siete maravillas fueran:

  1. El río Tinto
  2. Puente romano de Niebla
  3. Muralla de Niebla
  4. Aldea y santuario de El Rocío
  5. Castillo de Niebla
  6. Puente Gadea
  7. Marismas de Hinojos

El Tinto se impuso como el gran favorito de entre todos los candidatos. No es para menos, ya que se trata de un peculiar e impresionante río que cruza toda la comarca y supone una seña de identidad para los onubenses y los condaleños, que tienen el enorme privilegio de disfrutar del bello paisaje rural que regala el cauce de este río.

Río Tinto por el Condado.

En este trascurso del Tinto por el Condado se impone la segunda maravilla: el puente romano de Niebla, una construcción que se encuentra a la entrada de la población y que todavía muestra elementos romanos que se conservan de forma íntegra.

Puente romano de Niebla.

Si se habla de conservación y de Niebla, hay que hablar de la muralla, la tercera maravilla del Condado. Y es que se trata del recinto árabe amurallado más importante de Europa. Un total de 16 hectáreas entre muralla y torreones, con una altura máxima de 16 metros que hacen las delicias de todos los que se acercan a este municipio, origen de nuestra comarca.

Murallas de Niebla.

Por otro lado, la archiconocida aldea y santuario de El Rocío. Este espacio de inigualable valor natural en pleno Parque Nacional de Doñana ofrece unas vistas y unos paisajes de incomparable belleza. Un paraje natural ideal para la práctica de actividades ecuestres, y único para vivir el fervor religioso de su romería.

Santuario y aldea de El Rocío.

El Castillo de Niebla también se coló entre las siete maravillas del Condado. Esta fortificación, que se levanta en el interior de la muralla, es una muestra clara de la dilatada historia de la localidad iliplense, ya que sus orígenes son romanos pero conserva vestigios de todas las civilizaciones que pasaron por la comarca: visigodos, árabes y cristianos. Un crisol de culturas que, sin duda, supieron dejar su huella en las generaciones futuras.

Castillo de los Guzmanes de Niebla.

Otra de nuestras maravillas es el Puente Gadea, un referente en el paisaje del bello municipio de Villarrasa. Se trata de una construcción de 1935 de grandes dimensiones que se eleva sobre el río Tinto y permite cruzar de una margen a otra del río, definiendo dos unidades paisajísticas distintas pero complementarias que hacen de este entorno un lugar ideal para la práctica de la fotografía.

Puente Gadea. Villarrasa.

Y, por último, las marismas de Hinojos también se convirtieron en una de las maravillas del Condado de Huelva. Este lugar se encuentra en pleno Parque Nacional de Doñana y destaca por su biodiversidad y sus paisajes dignos de admiración. Por aquí pasan cada año ciento de miles de aves migratorias, constituyendo así uno de los espacios más preciados para el turismo ornitológico de la provincia, de Andalucía, de España y del resto de Europa.

Marismas de Hinojos.

Las siete maravillas del Condado de Huelva suponen sólo una muestra de la cantidad y calidad de los bellos recursos patrimoniales que se concentran en esta comarca. Unos lugares que debemos aprender a valorar como lo que son: auténticas maravillas.


  • 1

Conoce los castillos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Tags : 

La visión de un cerro coronado por un castillo es parte del patrimonio paisajístico español. Esta imagen se amplía en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche con la imagen de un pueblo a sus pies. Dicha comarca cuenta con un total de once castillos de época medieval, tanto musulmanes: Almonaster la Real, Aroche y Zufre; como cristianos: Aracena, Cala, Cortegana, Cumbres de San Bartolomé, Cumbres Mayores, Encinasola y Santa Olalla del Cala; además de las ruinas de Torres también en Cumbres de San Bartolomé. Todos ellos pasaron a formar parte de la Banda Gallega en 1293 bajo el reinado de Sancho IV. Esta línea se creó para cubrir tres objetivos: defensa frente a los portugueses, evitar las pretensiones de las órdenes militares (Hospital, Temple y Santiago) de apoderarse de estos territorios, y, por último, proteger a los nuevos colonos.

Las últimas construcciones militares que se construyeron en la Sierra fueron los dos Fuertes de Encinasola, en el siglo XVII, a causa de la Guerra de Secesión portuguesa que provocó nuevos conflictos en la zona.

La vida de los castillos serranos no ha sido fácil pero han llegado hasta la actualidad todos ellos con mayor o menor suerte.

Castillo de Cortegana.

Castillo de Cortegana.

 


Buscar

Síguenos en Facebook