Andalucía se mueve con Europa

Tag Archives: molinos

  • 0

Eco de un mundo desaparecido: molinos de rodezno

Próximos a los cursos de los barrancos o riachuelos de la Sierra, allá por el siglo XV, se comenzaron a levantar unas estructuras que servían para moler el cereal, el trigo y la cebada, principalmente. Estas estructuras son los molinos de rodeznos o hidráulicos, que en el siglo XVIII consiguieron su máximo apogeo cuando en la comarca de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche se concentraban más de doscientos molinos.

El nombre de ‘molino de rodezno’ se debe a una de las piezas que la fuerza del agua movía para activar todo el mecanismo, la rueda hidráulica o rodezno. El mundo de la molienda, de los molinos y de los molineros es bastante complejo pero muy interesante, por lo que te invitamos a visitar este enlace para conocerlo.

Como ya pudiste imaginar, a través del enlace antes citado, existe un pueblo que es difícil de concebir sin la cultura de la molienda, este pueblo es Arroyomolinos de León. Te recomendamos una hermosa ruta para impregnarte del saber de un tiempo antiguo pero que aún resuena en el eco del tiempo. Existe una ruta cultural: Agua y Cereal. Molinos hidráulicos en Arroyomolinos de León. Además podrás visitar un antiguo molino reconvertido en Centro de Interpretación, “El Molino de Atanasio”.

Molino de Puerto Moral.

Molino de Puerto Moral.

Pero no pienses que sólo en Arroyomolinos de León existen molinos de rodezno, ¡están repartidos por toda la Sierra!  La vecina localidad de Cañaveral de León cuenta con otro molino de rodezno recientemente restaurado y apto para la visita. Y lo mismo ocurre en Puerto Moral. Estos dos molinos se restauraron recientemente para ponerlos en valor como recurso turístico. Pero la gran mayoría de los molinos están sin restaurar. La belleza de los parajes en los que se encuentran y al estar cerca de los cursos de las aguas hacen que visitarlos en este tiempo sea bastante agradable, en Cortegana existe un “Sendero de los Molinos” que recorre el curso de un arroyo y las ruinas de varios molinos. Se trata de un sendero con un cierto halo de romanticismo y de gran belleza.

Ruta de los Molinos de Cortegana.

Ruta de los Molinos de Cortegana.

Deseamos que todos estos alicientes te animen a conocer el universo preindustrial de los molinos de rodeznos en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, un universo donde la imbricación de factores físicos y humanos ha conformado un territorio donde el agua actúa como eje vertebrador y aglutinador de prácticas, saberes y testimonios materiales como resultado de diferentes procesos de adaptación del ser humano a su entorno.


  • 0

Molinos de color Tinto

El río Tinto es una de las señas de identidad de la provincia Huelva. Y es que este río y todos sus arroyos discurren casi en su totalidad por nuestra provincia: desde su nacimiento en la sierra Padre Caro (en Nerva) hasta cien kilómetros más al sur, en la ría de Huelva, donde se funde con el Odiel.  El paisaje protegido que ha originado este río es único en el mundo, tanto por su belleza cromática como por sus excepcionales condiciones ambientales e históricas. Un día (en esta entrada) ya te hablamos de los espectaculares colores y paisajes que regala este marciano río, pero hoy nos vamos a centrar en unas construcciones que se encuentran dispersas a lo largo del cauce del Tinto: los molinos.

Y es que si paseamos a orillas del Tinto, aún podremos apreciar unos molinos ya abandonados que en su día sirvieron para moler el trigo sembrado en los alrededores. Estos molinos están construidos de piedra y se encuentran normalmente junto a pequeños diques. No están escondidos, son perfectamente visibles si recorres a pie o en bici las distintas rutas de senderismo y BTT disponibles en la comarca del Condado.

Los molinos del Tinto pueden verse desde las rutas de senderismo y BTT, habilitadas en la comarca del Condado.

Los molinos del Tinto pueden verse desde las rutas de senderismo y BTT habilitadas en la comarca del Condado.

Es en esta comarca onubense, el Condado, donde se concentran la mayoría de estos molinos harineros. En el término municipal de Paterna del Campo, por ejemplo, podemos encontrar el molino del Cascajal. Hasta siete molinos más podemos encontrar en Niebla: el de Angorrilla, el de la Higuera, el de San Martín, el de la Loza, el del Puente, el del Cuervo y el más conocido: el de la Puerta del Buey, que regala al visitante la oportunidad de tomar instantáneas como estas con la muralla árabe de Niebla al fondo.

Molino de la Puerta del Buey, Niebla.

Molino de la Puerta del Buey, Niebla.

Pero, sin duda, los más reconocidos son los molinos de la localidad de Villarrasa. Allí encontramos hasta cinco molinos que son conocidos por la población con los nombres de La Vadera, de Juan Muñoz, de la Torre, de Centeno y de Gadea. Estos molinos son tan llamativos porque la piedra de la que están hechos se tiñe del color de las aguas del río: se tiñe de rojo. Una estampa, por tanto, que hace de esta zona un lugar sumamente característico y, como no, muy fotografiado.

Molinos de Villarrasa.

Molinos de Villarrasa.

Ahora que ya conoces la existencia de este tipo de arquitectura rural, prepara tu ruta por el Condado de Huelva y descubre estos molinos color Tinto.


  • 0

San Silvestre de Guzmán, el valor de la tranquilidad

San Silvestre de Guzmán es un municipio que encontrarás cerca de la Costa de Huelva pero perteneciente geográficamente a la comarca andevaleña. Se trata de un pequeño pueblecito cuya tipología urbana permanece prácticamente inalterada tras el paso de los años, de manera que simplemente pasear por sus blancas calles de paredes encaladas ya supone una acertada alternativa de relax.

Iglesia de San Silvestre de Guzmán. Autor: @jamacarro.

Iglesia de San Silvestre de Guzmán. Autor: @jamacarro.

San Silvestre de Guzmán se articula en torno a la Iglesia Parroquial (s. XVI- XVII), formalmente gótica, con un esbelto campanario; y a la plaza de España, cuyo trazo sigue el modelo típico de plaza del siglo XVIII, cerrada en sí misma y con los accesos por las esquinas. Además, su encanto se engrandece con sus gruesos muros de argamasa y pizarra, sus tejas árabes y la arquitectura tradicional. Sin embargo, es el paisaje agrícola precisamente el que dota de una importante personalidad a este municipio, un paisaje que envuelve al pueblo, que entremezcla su color verde con el blanco de las casas simulando en su conjunto un cuadro que invita a pararse, respirar con conciencia y dedicarse un tiempo a sí mism@.

Paisaje del entorno de San Silvestre de Guzmán.

Paisaje del entorno de San Silvestre de Guzmán.

Desde un punto de vista cultural, etnológico y paisajístico, San Silvestre reúne elementos como su Molino de Vilán, que pertenece a un conjunto de cuatro molinos del siglo XVIII. Dos de ellos se encuentran totalmente rehabilitados y pueden ser visitados, uno como museo y otro como centro de interpretación. En un paseo sansilvestrero podemos descubrir pozos y balsas de uso ganadero, eras para trabajar en el campo, cercados de piedra… una auténtica seña de identidad de este municipio que, además, puede presumir por ser bañado con aguas del río Guadiana y disponer de importantes superficies de dehesas y pastizales, constituyendo así un espacio destacado para las actividades cinegéticas.

Molino del Tillán. Autor: @jamacarro.

Molino del Vilán. Autor: @jamacarro.

Definitivamente, San Silvestre de Guzmán es una suma de cualidades y en todas ellas tiene un importante valor el remanso de tranquilidad al que te llevan.


  • 0

Santa Bárbara de Casa: el Andévalo de colores

Si hay algo que defina a Santa Bárbara de Casa, un pequeño municipio de la comarca andevaleña, es su personalidad, configurada por una típica arquitectura popular y tradicional de casas encaladas y calles empedradas. Toma su nombre del arroyo de Casa y destaca como lugar de encuentro entre la Sierra de Aracena y  el Andévalo Occidental.

Santa Bárbara de Casa permite varias opciones a la hora de ser visitada. Así, si nos interesa su patrimonio cultural podemos adentrarnos en culturas prehistóricas siguiendo el camino de Paymogo, donde encontramos el Dolmen la Zarcita, evidencia de poblamientos megalíticos excavados a mediados de los años cincuenta, que testificaron la existencia de sepulcros y una gran cantidad de cerámica con formas diversas, entre las que destaca un vaso en forma de ave y otro rectangular con pies. Pero si lo que nos gusta es disfrutar del paisaje, es inexcusable subir hasta la Ermita de Santa Bárbara, estratégico emplazamiento desde el que se aprecian unas espectaculares vistas, tanto del propio municipio como de los pueblos vecinos.

Tholos del yacimiento arqueológico la Zarcita. Santa Bárbara de Casa.

Tholos del yacimiento arqueológico la Zarcita. Santa Bárbara de Casa.

Sin embargo, hay dos cuestiones que no podemos dejar pasar si visitamos Santa Bárbara de Casa: conocer sus Molinos y degustar su exquisita gastronomía, tan representativa de la más selecta cocina andevaleña.

Molino de viento de Santa Bárbara de Casa.

Molino de viento de Santa Bárbara de Casa.

La ruta de los Molinos refleja un tiempo en el que cada pueblo molía su grano utilizando la fuerza del viento contra una estructura en aspa de madera y tela o la energía de la corriente del agua cuando se situaban sobre cauces ribereños.  En Santa Bárbara son señas de identidad  que, más allá de su significativo valor etnológico, son una excusa perfecta para realizar una ruta por sus senderos habilitados.

Después del paseo por los parajes santabarberos, no hay mejor plan que pararse a comer unas poleás, un potaje de gurumelos o unas buenas migas. Y precisamente durante los días 27, 28 de febrero y 1 de marzo de 2015 se celebra la XI Feria de Muestras, donde la gastronomía local tiene un papel relevante.

¡No te lo pierdas y tómate un fin de semana diferente en Santa Bárbara de Casa!

Cartel feria muestras Santa Bárbara de Casa.


  • 0

El Granado, un museo al aire libre con aromas de frontera

El Granado, un pueblo a orillas del Río Guadiana, en la parte más occidental de la provincia de Huelva, justo en la frontera con Portugal, ejemplifica a la perfección el refrán “En bote pequeño está la buena confitura”. Y es que El Granado es un pueblo de pequeña extensión pero con gran corazón, que concentra tantas cosas buenas que si lo visitas, sin duda, quedarás prendad@ de su encanto.

Paisajes andevaleños.

Paisajes andevaleños.

La belleza de los parajes andevaleños se manifiesta en lugares como El Cañaveral o la presa del Chanza, el enorme pantano que riega todas las modernas plantaciones de cítricos, fresones y hortalizas de invernadero de la Tierra Llana de Huelva.

Vía Verde del Guadiana a su paso por la presa del Chanza.

Un lugar ideal para hacer senderismo es el Puerto de la Laja (antiguo embarcadero del mineral).

El Granado cuenta con algunos edificios de interés que merecen la alegría visitar. Así, destacan la Iglesia de Santa Catalina, patrona del municipio que celebra su fiesta en noviembre, en cuyo interior se puede contemplar la obra “La Coronación de la Virgen”, lienzo anónimo del s. XVII; la Ermita de la Santísima Trinidad, de estilo gótico mudéjar; o su molino de viento, restaurado en 1996 respetando sus orígenes y similitud con el resto de molinos del Algarve y Alentejo Portugués. Mención especial a su museo etnográfico y de aperos de labranza, que recoge el testimonio de los quehaceres cotidianos de los granaínos y granaínas del s. XX.

¡Pero son tantas cosas las que no puedes dejar de ver cuando visites El Granado! El Puerto de la Laja, último punto navegable del Guadiana que supone un enclave singular de esta ribera, con un paisaje de interés histórico y un espacio de gran riqueza natural. Se trata de una aldea bañada por el río donde existe un muelle de mineral construido durante el siglo pasado que servía para sacar piritas y otros metales de la Cuenca Minera onubense. Punto fundamental del recorrido de la Vía Verde del Guadiana, sendero ligado a la historia de la minería de la comarca andevaleña, con tintes de contrabando y aromas de frontera. Ésta última ya no supone una línea divisoria que separa territorios, sino una excusa perfecta para fusionar riqueza y encanto, salvada con el Puente Internacional que une El Granado y Pomarao, que articula El Andévalo con El Alentejo, que acerca corazones y afianza idiosincrasia.

No lo dudes, conocer El Granado no es una alternativa, es un privilegio.

Via Verde del Guadiana.


  • 0

Sotiel Coronada, la belleza del Andévalo

Sotiel Coronada, un lugar para caminar y embelesarte con la confluencia de la riqueza paisajística, el acompañamiento del río Odiel y los colores de tierras mineras.

Se trata de un núcleo de población que pertenece al término municipal de Calañas, cuya fundación y mantenimiento en la Historia se debe en gran parte a su patrimonio y explotación minera, que se convirtió en un reclamo de gentes de todas partes y contribuyó a dotar al territorio de una singularidad social que hoy son parte de su valor añadido.

Entre Valverde del Camino y Calañas, Sotiel presume de ser coronado por un entorno que le ha dado molinos, puentes, ermitas, diques, acueductos y un sinfín de maravillas que hacen las delicias de quienes lo visitan. Destaca el puente de San Rafael, ubicado junto a la presa de un viejo molino, cuya construcción concluyó en el año 1775. Su visita hace posible disfrutar de unas increíbles vistas sobre el río Odiel.

Puente de San Rafael, Sotiel Coronada. Autor: Rodrigo González.

Además, a lo largo del río nos encontramos con diferentes molinos harineros que han movido sus aguas durante años y que hoy son parte de sus rutas más destacadas. Es común que quienes visitan Sotiel Coronada se sorprendan al descubrir sus secretos más desconocidos. Ahora te toca a ti.


Buscar

Síguenos en Facebook