Andalucía se mueve con Europa

Tag Archives: Bonares

  • 0

Las 12 grandes iglesias del Condado de Huelva

Tags : 

Acompáñanos a dar un paseo por el Condado de Huelva para descubrir doce edificios religiosos en doce municipios que pueden presumir de tener unas imponentes iglesias.

12. Iglesia del Divino Salvador, Escacena del Campo.

Iglesia Parroquial del Divino Salvador.

Iglesia Parroquial del Divino Salvador, Escacena del Campo.

Se trata de un bello templo parroquial de estilo barroco, fechable en torno a los siglos XVI y XVIII. Está formado por tres naves, crucero y capilla mayor. En ella apreciarás preciosos arcos ojivales doblados, una bóveda de cañón sobre la nave central y un torreón mudéjar que compone el núcleo central del crucero.  Además, en una antigua portada mudéjar del edificio se construyó una impresionante torre fachada.

11. Iglesia de San Vicente Mártir, Villarrasa.

Iglesia de San Vicente Mártir.

Iglesia de San Vicente Mártir, Villarrasa.

La Parroquia de Villarrasa es el centro de la vida religiosa de este pueblo. Originalmente fue una iglesia mudéjar y barroca pero fue reconstruida tras la guerra civil. La actual construcción fue reabierta al culto en 1954 y se puede enmarcar dentro del estilo neomudéjar. Presenta planta de tres naves, con cubierta a dos aguas y presbiterio rematado por cúpula. Una alta torre se alza a sus pies. La decoración, tanto barroca como mudéjar, recorre todos los muros del templo que destacan por la blancura de sus paredes. La puerta de los pies es mudéjar y permanece cegada, el acceso principal se realiza por una de las puertas laterales.

10. Iglesia de San Bartolomé, Paterna del Campo.

Iglesia de San Bartolomé.

Iglesia de San Bartolomé, Paterna del Campo.

Construida sobre la antigua mezquita, en ella destaca especialmente la llamada Puerta del Perdón, cuyos ladrillos vistos delatan su innegable factura mudéjar. Dicha puerta se encuentra insertada en la base de la torre campanario y presume de arcos apuntados con cuatro arquivoltas. El terremoto de 1755 destruyó parcialmente la iglesia, produciéndose su reconstrucción un año después. De esta reconstrucción data el aspecto barroco actual de la parte superior y del cuerpo de campanas. En 1934 volvió a ser destruida por un incendio pero volvió a ser reconstruida nuevamente y conserva su forma hasta nuestros días.

9. Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Almonte.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Almonte.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Almonte.

El templo original se construyó entre los siglos XV y XVI, etapa de la que conserva una capilla de estilo mudéjar. Fue remodelado entre los siglos XVII y XVIII, lo que le aporta la actual imagen barroca de la que destaca la fachada del autor Antonio Matías de Figueroa. Cuenta con planta basilical de tres naves separadas por arcos apuntados que soportan techumbre de madera a dos aguas. Tras el terremoto de Lisboa de 1755, se le añadió el crucero y la capilla mayor. La capilla bautismal gótico-mudéjar conserva una lápida sepulcral paleo-cristiana del 495 y una pila bautismal de 1500.

8. Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, Bonares.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Bonares.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Bonares.

Este edificio tiene planta basilical de tres naves. La nave central es más alargada con dos bóvedas, una con linterna decorada con frescos y la otra de herradura en la sacristía. Posee una cubierta de madera a dos aguas con artesonado de estilo mudéjar. Cuenta con retablos barrocos y frescos en sus muros. La puerta principal presenta la estructura de arco de medio punto con frontón al más puro estilo clásico.

7. Iglesia Parroquial Santa María de la Purificación, Manzanilla.

Iglesia de la Purificación, Manzanilla.

Iglesia de la Purificación, Manzanilla.

La Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación, por su contundencia volumétrica y su emplazamiento en un sector elevado de la localidad, se convierte en el hito arquitectónico más representativo. Se trata de un destacable ejemplar de iglesia sevillana en el que confluyen los estilos mudéjar y barroco, siguiendo un modo de proceder muy característico de la práctica constructiva del siglo XVIII en la zona. Erigida según las consignas mudéjares en su primitiva edificación, que parece corresponder al siglo XV, más tarde sería prácticamente rehecha tras los daños ocasionados por el terremoto de 1755, plegándose a las directrices barrocas vigentes en la segunda mitad del setecientos. La mano de Antonio Matías de Figueroa le otorga el peculiar estilo barroco triunfal con una destacada primacía de la línea rococó. Destaca finalmente la torre (1760-1779), uno de los ejemplares más bellos de la provincia con origen en la Giralda sevillana.

6. Iglesia Nuestra Señora de la Estrella, Chucena.

Iglesia Nuestra Señora de la Estrella, Chucena.

Iglesia Nuestra Señora de la Estrella, Chucena.

Esta bella iglesia es de estilo renacentista y podríamos datarla en torno al último tercio del siglo XVIII. El templo cuenta con una planta de cruz latina que consta de una sola nave, crucero apenas iniciado y capilla mayor. La nave está cubierta a tres aguas con tejas curvas. Sobre el perfil de la fachada principal se alza una mansarda coronada por frontón triangular decorado por cinco jarros de cerámica blanca. La portada es muy sencilla pero destaca por su arco de medio punto y por el escudo del cabildo catedral de Sevilla, como patrono del templo. La torre, según moda imperante en la Baja Andalucía durante el setecientos, se inspira en el prototipo de la Giralda. Su base es simple pero el campanario se compone por dos cuerpos estilísticamente iguales y decrecientes. En el interior de la Iglesia destaca el impresionante Retablo Barroco, de 10’50 metros de altura por 8’40 de ancho, uno de los más majestuosos del Condado.

5. Iglesia de San Bartolomé, Rociana del Condado.

Iglesia de San Bartolomé, Rociana del Condado.

Iglesia de San Bartolomé, Rociana del Condado.

Es el monumento arquitectónico principal de la localidad y sustituye a la anterior parroquia mudéjar, perdida tras la guerra civil. Su estilo es neobarroco y tiene su origen a mediados del siglo XX, más concretamente en torno a los años 1936-1958. La nueva iglesia es de proporciones mucho mayores que la anterior y su ejecución fue llevada a cabo por el arquitecto Pérez Carasa, una de las revelaciones en la arquitectura onubense del segundo tercio del siglo XX. Pérez Carasa eligió como material de factura y decorativo el ladrillo y diseñó una planta basilical de tres naves. A los pies del edificio nos sorprende una espectacular torre.

4. Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor, Hinojos.

Iglesia de Santiago el Mayor, Hinojos.

Iglesia de Santiago el Mayor, Hinojos.

Entre los edificios más notables de Hinojos se encuentra la Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor, destacable por su hermosa factura pero también por el rico patrimonio artístico que contiene. No en vano, esta iglesia está declarada como Bien de Interés Cultural. Y es que se trata de un interesantísimo ejemplo de arquitectura del gótico-mudéjar sevillano del siglo XV. Es una muestra clara de cómo debieron ser las iglesias mudéjares anteriores al terremoto de Lisboa en 1755 y anterior, por tanto, a la proliferación de las torres campanario. Presenta planta de tres naves a dos aguas, cubierta con armadura mudéjar. La portada principal es ojival, con un arco apuntado y abocinado, compuesta por la última arquivolta en punta de diamante realizada en piedra y el resto en ladrillos bícromos.

3. Iglesia de Santa María de la Granada, Niebla.

Iglesia Santa María de la Granada, Niebla.

Iglesia Santa María de la Granada, Niebla.

Este edificio es una superposición de edificios religiosos de distintas épocas, principalmente, una mezquita árabe y una iglesia gótico-mudéjar. Del edificio islámico se conservan muchos elementos originales de finales del siglo X o el siglo XI. En época musulmana era considerada mezquita mayor. Pero a comienzos del siglo XVI, buena parte de la mezquita cristianizada se derribó y se eliminaron las arquerías musulmanas para erigir en su lugar tres naves mudéjares, cubiertas de artesonado, y un hermoso presbiterio gótico de complejas bóvedas ojivales estrelladas. Aunque menos visible, el legado visigodo también está presente en la Iglesia de Santa María de la Granada, ya que ésta llegó a ser sede episcopal de la antigua Elepla. Así lo atestiguan la tabla ornamental visigoda y la silla episcopal de piedra que se conservan en este recinto. Por último, hay que señalar que la Iglesia posee columnas romanas, ya que en su origen fue templo romano. Es Monumento Nacional por Decreto del 3 de mayo de 1931.

2. Iglesia de San Bartolomé, Villalba del Alcor.

Iglesia de San Bartolomé, Villalba del Alcor.

Iglesia de San Bartolomé, Villalba del Alcor.

La Iglesia de San Bartolomé constituye el edificio más emblemático y singular de esta localidad onubense. Situado en lo más alto de Villalba, ocupa su centro histórico. Su planta es un gran rectángulo flanqueado por cuatro torreones en las esquinas, que se divide en dos zonas a modo de “eles” junto a un patio central, que ha sido castillo e iglesia. En principio fue un ribat almohade, construido para la defensa de la zona, que albergaba una mezquita situada en una de las naves en la que aún se aprecia el nicho del mihrab. La nave este, de estilo mudéjar, se adapta al conjunto y crea una imagen homogénea y armoniosa. Y es que este edificio aglutina varios estilos, por lo que la datación de este monumento abarca desde el siglo XII hasta la actualidad. Sus masas arquitectónicas son prismas yuxtapuestos, en los que el predominio del ladrillo es absoluto. Sobresalen dos torres de planta cuadrada que le proporcionan una imagen militar al conjunto y otra torre, llamada Torre Llana, que compone el presbiterio de la Iglesia y que destaca por su amplia bóveda. En 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico y actualmente está catalogado como Bien de Interés Cultural.

1. Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Granada, Moguer.

Iglesia Nuestra Señora de la Granada, Moguer.

Iglesia Nuestra Señora de la Granada, Moguer.

Este edificio fue construido en la transición del Barroco al Neoclásico, entre 1776 y 1783. Es austero en su planta y alzado pero presenta un impresionante aspecto catedralicio de una extraordinaria grandiosidad en su interior. Consta de cinco naves y destaca el elemento iconográfico del fruto de la granada que le da nombre. De la vieja parroquia solo se conservó la torre. La primitiva torre mudéjar se embelleció con elementos propios de la época pero como, ya diría el nobel moguereño Juan Ramón Jiménez, “la torre de Moguer de cerca, parece una Giralda vista de lejos”, en su relación al parecido con la Giralda sevillana.


  • 0

Dos Cruces de Mayo para no perderse

Tags : 

Cruces de Mayo de Rociana del Condado

El primer domingo de mayo se celebra la fiesta más popular de Rociana del Condado, las Cruces de Mayo. Todo un espectáculo digno de ver.

En esta época, Rociana tiene un aroma especial que ya adelanta todo lo que está por llegar. Y es que las Cruces de Mayo son una de las fiestas con más arraigo y tradición entre los rocianeros, ya que sus características y peculiaridades las hacen únicas entre las del resto de pueblos del Condado y de la provincia de Huelva.

Cruces de Mayo de Rociana del Condado. Fuente: www.cofradesdedaimiel.blogspot.com.es

Cruces de Mayo de Rociana del Condado. Fuente: www.cofradesdedaimiel.blogspot.com.es.

En Rociana hay nueves Cruces de Mayo: Sevilla, Cabreros, Almonte, Nueva, Candao, La Fuente, Orozco, Las Huertas y la cruz de Arriba. De estas nueve cruces, sólo las de la calle Candao, La Fuente, Orozco, Las Huertas y la cruz de Arriba procesionan el sábado por la noche desde sus respectivas capillas hasta la iglesia. Este recorrido es lento y divertido. Se canta, se ríe, se disfruta… Se recorren las calles con tus amigos y vecinos sin ninguna premura de tiempo.

El domingo, 3 de mayo, las cruces procesionarán conjuntamente por las bellas calles de Rociana. Se trata de una de las mañanas más bonitas que vive este municipio. Las calles y plazas se abarrotan de vecinos y foráneos bajo el repique de campanas. Por la tarde llega el momento cumbre de la fiesta: las tradicionales ‘cabezás’, una especie de saludo y despedida entre las cruces.

Además, este año la Santa Cruz de la Calle Fuente lo vivirá de forma aún más especial ya que la imagen de esta cruz saldrá en el cupón de la ONCE con motivo de su bicentenario.

Cruces de Mayo de Bonares

Otro pueblo del Condado que se identifica con esta celebración de las Cruces de Mayo es, sin duda, Bonares. Esta localidad celebra esta festividad en la tercera semana de mayo, los próximos días 14, 16 y 17.

Bonares se llena de luz, color y alegría durante las Cruces de Mayo.

Bonares se llena de luz, color y alegría durante las Cruces de Mayo.

Estas cruces han alcanzado tanta singularidad, especialización y brillantez que han sido oficialmente declaradas Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía y Hecho de Interés Cultural de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Las populares fiestas se celebran en honor a las doce Cruces existentes en la localidad: El Rincón, Higueral, El Pozo, Larga, Cuatro Esquinas, La Fuente, Misericordia, Nueva, Arenal, El Pilar, San Sebastián y Triana. Cada año, le toca a una de estas cruces organizar las fiestas junto al ayuntamiento de la localidad. Las Cruces de Bonares son famosas y atraen a cada año a más turistas que vienen atraídos por la vistosidad y arte de los ornamentos.

El jueves, día 14 de mayo, se celebra una Verbena Popular que tiene lugar en la calle de la Cruz que organiza las fiestas. Este año es el turno de la calle de la Misericordia, cuya cruz procesionará por las calles donde viven sus mayordomos que irán ataviados con los trajes típicos. Ya el sábado se celebra el tradicional ‘romerito’. Todos los vecinos, ya vestidos con sus trajes típicos y a caballo, pasearán por la mañana por las calles de la localidad para luego trasladarse al campo. Allí se pasa el día entre vino, cantes y bailes. A la caída del sol, se vuelve al pueblo para realizar la “Entrega de Vara”, acto simbólico mediante el cual el alcalde, en representación del pueblo, recibe la vara de los padrinos de la calle que ha organizado la romería y hace entrega de la misma a los padrinos de la cruz de la calle a la que corresponde organizar la romería al año siguiente.

El domingo procesionarán las Doce Cruces por la carrera oficial tras la misa en honor de las mismas. La procesión finaliza en la Plaza del Ayuntamiento cuando las Cruces realizan las tradicionales “Caídas” (simbolizan las tres caídas de Jesús antes de morir) al son de la también tradicional y popular música de “El Romerito”. Como colofón de las fiestas tiene lugar la Serenata Popular, que se caracteriza por el ambiente de toques y bailes por sevillanas frente a cada una de las Capillas. La ronda se inicia en la Plaza del Ayuntamiento para, una a una, rendir esta alegre despedida a las Cruces. Acompaña siempre la Banda de Música a la que sigue durante todo el recorrido una amplísima representación de vecinos.

Los bonariegos acogen cada año esta fiesta.

Bonariegos y foráneos arropan esta festividad año tras año.

Las capillas de las cruces de Bonares están fuertemente decoradas con zócalos de azulejos y escayolas en los techos. Además, la crujía dispuesta para la cruz está elaborada con estructuras de madera que cubren las paredes y techo, formando cúpulas, bóvedas, arcos y columnas que se forran con tejidos que se pliegan, trenzan o bullen.

Una de las doce capillas de las cruces de Bonares.

Una de las doce capillas de las cruces de Bonares.

Todo ello, en su conjunto, produce un efecto que impresiona. Y es que las Cruces de Mayo de Bonares son para verlas, vivirlas y sentirlas.


  • 0

Vive la Semana Santa en el Condado de Huelva

Tags : 

La Semana Santa en el Condado onubense, al igual que en el resto de la provincia y en la capital, se remonta al siglo XVI aunque comienza su auge en el siglo XVIII con la aparición de la Hermandad de la Vera Cruz en localidades como Moguer o Hinojos. Desde entonces, esta celebración sagrada que recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo ha ido creciendo nuestra comarca y atrae a más autóctonos y visitantes año tras año.

En Domingo de Ramos, las hojas de palma, las ramas de olivos y la borriquita están presentes en casi todos los pueblos del Condado. Almonte; Hinojos; Rociana; Moguer o Villarrasa, con la procesión de su Cristo de la Bondad representando la entrada de Jesús en Jerusalén, da buena muestra de ello.

Domingo de Ramos en Bonares.

Domingo de Ramos en Bonares.

Otro día importante es el Martes Santo, día cumbre de la Semana Santa en Villalba del Alcor con la procesión de la cofradía de Nuestra Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Socorro, ambas tallas del imaginero Antonio Illanes. Además, en Moguer y en Hinojos se vive con especial fervor este día con los pasos de Silencio. En Moguer, con el Cristo de la Sangre que sale desde la Capilla del Corpus Christi y que se caracteriza por el profundo silencio que acompaña al vía crucis y porque los penitentes llevan los antifaces caídos y, en muchos casos, van en estación de penitencia con cadenas y portando cruces en sus hombros. Por su parte, en Hinojos también procesiona el paso de mayor antigüedad, el Señor Atado a la Columna.

Uno de los pueblos que se puede visitar el Miércoles Santo es Rociana del Condado, una localidad en la que la celebración de la Semana Santa está adquiriendo cada vez mayor importancia, debido al fervor popular que los rocianeros sienten por esta festividad. Sus hermandades poseen un joven patrimonio ya que muchas de las imágenes antiguas se perdieron durante la Guerra Civil pero, en cualquier caso, son de una belleza y un dramatismo enorme y pueden conmover a cualquiera que se acerque a ver cualquiera de sus pasos, como el Cautivo del Miércoles Santo.

El Jueves Santo es uno de los días grandes de la Semana Santa en Huelva y en toda su provincia. Se trata de un día festivo en toda España y salen en procesión las hermandades más antiguas y/o con mayor patrimonio, como la Hermandad del Cristo de Burgos y Nuestra Señora de los Dolores de Chucena; el Cristo de la Expiración y Nuestra Señora del Rosario, en Bonares; el Gran Poder y Nuestra Señora de la Quinta Angustia, en Almonte; o Nuestro Padre Jesús Nazareno de Manzanilla y Nuestra Señora de la Soledad. Además, se conservan tradiciones antiquísimas como los encuentros entre los pasos de Jesús y la Virgen en localidades como Moguer, Chucena o La Palma. 

En muchas localidades permanece también la vieja tradición de la ‘quema del Judas’, en la que el Sábado Santo o Domingo de Resurrección se apedrea y quema un muñeco que simula a Judas. En el caso de Hinojos, se lleva a cabo la ‘Tirada del Judas’. Esta actividad comienza el sábado cuando a media tarde se coloca un palo vertical con un muñeco que representa a Judas. Al caer la noche, se traslada la Virgen de la Soledad, vestida como Reina, a la ermita del Valle y sus hermanos y devotos celebran durante toda la noche la víspera del Domingo de Resurrección. En las primeras claras del día, comienza los tiroteos a Judas, simulando así su muerte. De esta forma, la Virgen de la Soledad es trasladada a la Plaza del Pueblo, donde María Magdalena le dice que Jesús ha resucitado.

Tirada del Judas, Hinojos.

Tirada del Judas, Hinojos.

El domingo de Resurrección también es muy especial en Almonte ya que ese día se elige al Hermano Mayor de la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío.

Y para los no amantes de la Semana Santa, siempre queda la opción de disfrutar del buen tiempo en la costa onubense, unas playas que ya se alzan como destino favorito de muchos turistas para estas fiestas. Según el Patronato de Turismo, se estima que la ocupación hotelera en Semana Santa ronde el 90%. En total, alrededor de 24.000 camas, la mayoría en el litoral.


  • 1

Arboreto El Villar: la más completa colección de eucaliptos de Europa

Tags : 

El Arboreto El Villar, en el término municipal de Bonares, es un espacio único en Europa. Se trata de una de las curiosidades botánicas más interesantes y desconocidas de la provincia de Huelva y de España, ya que en 75 hectáreas se concentran casi 90 especies distintas de eucalipto. Y es que hablamos de la más completa colección de eucalipto de Europa.

En el Arboreto El Villar

En el Arboreto El Villar se pueden observar hasta 90 especies distintas de eucalipto.

Te preguntarás que qué hacen casi 100 especies de eucalipto, un árbol propio de Australia, en un municipio del Condado de Huelva. Pues bien, para ello nos debemos trasladar hasta los años 1950 cuando el régimen franquista puso en práctica un plan forestal surgido ante la falta de materias primas una vez pasada la Guerra Civil Española. De esta forma, propuso reforestar toda la zona del perímetro del entonces conocido como Coto de Doñana para experimentar e investigar la posible utilidad de algunos árboles de rápido crecimiento con fines madereros, industriales, de desecación de lagunas y, colateralmente, ornamentales.

Cuando se delineó y se acordó el plan de reforestación, el más importante que se había llevado a cabo en toda Europa, mandaron al ingeniero de montes Manuel Martín Bolaños a comprar hasta tres lotes de miles de semillas de eucaliptos. Así, Bolaños confeccionó un pequeño herbario mono-genérico que llegó a parar a manos de Gaspar de la Lama, jefe regional de Andalucía Occidental en el Patrimonio Forestal del Estado. Fue este otro ingeniero de montes quien procedió a sembrar una red de arboretos de eucaliptos por las provincias de Huelva, Sevilla, Badajoz y Cáceres. Y aquella ‘materia prima’ destinada a Huelva fue a parar directamente al extrarradio del Coto de Doñana. Allí, el Servicio de Explotación y Mejora de las Zonas Áridas del Sureste Español, dirigido entonces por el ingeniero de montes Antonio López, se encargó de gestionar y coordinar la vasta labor de plantación en la que trabajaron un millar de jornaleros.

Por aquel entonces, Europa aún no era consciente del valor de la reserva onubense y sólo se obró bajo los criterios de rentabilidad económica ya que la repoblación propuesta por el Estado tenía como fin que la madera que produjesen los árboles sirviera de pasto para la Empresa Nacional de Celulosas (ENCE).

Hoy, la cosa es bien distinta. Ahora, Doñana es un espacio totalmente protegido y el arboreto de El Villar, lejos de ser el verdugo de Doñana, se ha convertido en un valioso recurso turístico e histórico de la provincia de Huelva. Aquí, puedes conocer las diferentes especies del género Eucalyptus a través de un sendero señalizado de aproximadamente seis kilómetros.

En el año 2000, este terreno de repoblación forestal sufrió las obras de acondicionamiento como arboreto y, en la actualidad, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha iniciado una serie de trabajos de restauración, mejora y puesta en valor de este lugar. Y es que este lugar también tiene otras importantes particularidades: aquí habita fauna de gran relevancia, como es el caso del lince ibérico.

Este lugar se encuentra en la zona suroeste de Bonares, a unos 10 kilómetros del núcleo urbano. Está atravesado por el arroyo Palomeras y se accede a través del camino de barro Las Playeras. Si se viene desde Rociana del Condado, se debe acceder por el carril de La Vaqueriza.

Camino de entrada al Arboreto de El Villar, en Bonares.

Camino de entrada al Arboreto de El Villar, en Bonares.


  • 0

Ven a los Cantes de ida y vuelta y descubre nuestro patrimonio inmaterial

Tags : 

Este fin de semana comienza un evento muy especial: el ciclo de actuaciones ‘Cantes de ida y vuelta’. Durante los próximos tres meses se celebrarán doce conciertos por distintos pueblos del Condado de Huelva, que recordarán la importancia de esta comarca en uno de los mayores acontecimientos de la Historia Universal, el Descubrimiento de América. Y es que este territorio atesora una rica cultura legada de este importantísimo hecho histórico. Una cultura que se refleja de forma más que evidente en la música.

Cartel Cantes de ida y vuelta

Es por esto que los Grupos de Desarrollo Rural de la provincia de Huelva hemos querido organizar este ciclo de actuaciones de ‘Cantes de ida y vuelta’: con el fin de conservar y poner en valor unas manifestaciones culturales fuertemente arraigadas en la comarca del Condado y, por extensión, en toda la provincia. Los cantes de ida vuelta, también conocidos como indianos o hispanoamericanos, surgieron como consecuencia del trasiego poblacional entre España y el continente americano. Desde siempre se ha pensado que los emigrantes españoles llevaron a América distintos estilos musicales que allí se transformaron y que, luego, con el regreso de los emigrantes o sus descendientes a España, se conformaron aquí los distintos palos que aún se conservan: la milonga, la vidala, el tango, la habanera o la rumba americana, entre otros. Es por esta creencia por lo que surge la expresión ‘de ida y vuelta’. Pero en realidad fue allí, en el Nuevo Mundo, donde aparecieron estos géneros musicales después de varios siglos de fusión entre las aportaciones musicales españolas y el folclore y la cultura indígena.

Con los últimos movimientos migratorios entre finales del siglo XVIII y del siglo XIX, estas formas musicales, según el gusto de cada época, se fueron aflamencando. De esta manera, en este ir y volver, surgieron las rumbas flamencas, las guajiras, las milongas y las vidalitas. Las colombianas, debido a su nombre y a su similitud con estos cantes, se incluyen entre ellos; pero este son sí que es una creación netamente española.

Según algunos especialistas, los cantes de ida y vuelta están situados fuera del árbol flamenco ya que su procedencia y su formación no se derivan de ninguna de las cuatro ramas de cantes básicos. Sí es verdad que, aunque son cantes gitanos, no tienen la jondura y profundidad de unas soleares o unas seguiriyas. Aún así, forman una parte fundamental del Arte Flamenco.

Ahora que ya sabes la teoría, no te pierdas la práctica y ven a alguno de los conciertos que se celebrarán en Villarrasa, Almonte, Hinojos, Paterna del Campo, Villalba del Alcor, Rociana, Manzanilla, Moguer, Escacena del Campo, Bonares, Chucena y Niebla. Este último concierto tendrá lugar el día 25 de abril y será Martirio quien cierre el ciclo de actuaciones en las tablas del patio del Castillo de los Guzmanes de Niebla.

Presentación del ciclo de conciertos 'Cantes de ida y vuelta' el pasado 10 de febrero en la Diputación de Huelva.

Presentación del ciclo de conciertos ‘Cantes de ida y vuelta’.


  • 0

El río Tinto rebosa vida. Conócelo.

Tags : 

En el río Tinto no hay peces, ni vegetación, ni anfibios; pero ahora sabemos que rebosa vida.

Todos creían que las aguas del río Tinto estaban muertas. Era un río rojo, ácido y lleno de metales, que algunos incluso intentaban recuperar corrigiendo su química. Hasta que, a finales de los 80, un grupo de investigadores descubrieron una comunidad de microbios muy diversa. Posteriores estudios hicieron comprender que gran parte de su acidez estaba relacionada con la actividad de microorganismos (extremófilos) que obtenían su energía oxidando los sulfuros metálicos y generando una solución ácida con alta concentración en hierro oxidado. De ahí su color rojo.

Autor: José Mª Delgado Barba

Bella panorámica del cauce del río Tinto. Autor: José Mª Delgado Barba.

Las bacterias existentes en el río juegan un papel importante en el mantenimiento de las condiciones de acidez del mismo al metabolizar el hierro y el azufre presentes en la región. El alto contenido de hierro disuelto en las aguas ácidas del río le dan un color rojo profundo, como el del vino tinto. De ahí su nombre. Los científicos esperan encontrar bacterias similares en el subsuelo del río Tinto, donde el agua subterránea interactúa con minerales de hierro y azufre. Dichas bacterias podrían estar subsistiendo a base de compuestos químicos y minerales presentes bajo la superficie, sin ninguna interacción con el exterior.

El río discurre casi en su totalidad por la provincia de Huelva, al igual que todos sus arroyos, excepto los arroyos de Peñas Altas y el arroyo de Juan Antón, que nacen en el municipio hispalense de El Madroño, constituyendo en este tramo de Minas de Riotinto-El Madroño la linde provincial de Huelva con Sevilla. De norte -donde se sitúa su nacimiento- a sur -donde desemboca- el río atraviesa los municipios onubenses de Nerva, Minas de Riotinto, El Campillo, Zalamea la Real, Berrocal, Valverde del Camino, Paterna del Campo, Niebla, La Palma del Condado, Villarrasa, Bonares, Trigueros, Lucena del Puerto, San Juan del Puerto, Moguer, Palos de la Frontera y Huelva. Y ves, no tienes excusas para no venir a alguno de nuestros encantadores municipios a disfrutar del río Tinto, un río muy especial.


Buscar

Síguenos en Facebook