Andalucía se mueve con Europa

Tag Archives: iglesia

  • 0

Las 12 grandes iglesias del Condado de Huelva

Tags : 

Acompáñanos a dar un paseo por el Condado de Huelva para descubrir doce edificios religiosos en doce municipios que pueden presumir de tener unas imponentes iglesias.

12. Iglesia del Divino Salvador, Escacena del Campo.

Iglesia Parroquial del Divino Salvador.

Iglesia Parroquial del Divino Salvador, Escacena del Campo.

Se trata de un bello templo parroquial de estilo barroco, fechable en torno a los siglos XVI y XVIII. Está formado por tres naves, crucero y capilla mayor. En ella apreciarás preciosos arcos ojivales doblados, una bóveda de cañón sobre la nave central y un torreón mudéjar que compone el núcleo central del crucero.  Además, en una antigua portada mudéjar del edificio se construyó una impresionante torre fachada.

11. Iglesia de San Vicente Mártir, Villarrasa.

Iglesia de San Vicente Mártir.

Iglesia de San Vicente Mártir, Villarrasa.

La Parroquia de Villarrasa es el centro de la vida religiosa de este pueblo. Originalmente fue una iglesia mudéjar y barroca pero fue reconstruida tras la guerra civil. La actual construcción fue reabierta al culto en 1954 y se puede enmarcar dentro del estilo neomudéjar. Presenta planta de tres naves, con cubierta a dos aguas y presbiterio rematado por cúpula. Una alta torre se alza a sus pies. La decoración, tanto barroca como mudéjar, recorre todos los muros del templo que destacan por la blancura de sus paredes. La puerta de los pies es mudéjar y permanece cegada, el acceso principal se realiza por una de las puertas laterales.

10. Iglesia de San Bartolomé, Paterna del Campo.

Iglesia de San Bartolomé.

Iglesia de San Bartolomé, Paterna del Campo.

Construida sobre la antigua mezquita, en ella destaca especialmente la llamada Puerta del Perdón, cuyos ladrillos vistos delatan su innegable factura mudéjar. Dicha puerta se encuentra insertada en la base de la torre campanario y presume de arcos apuntados con cuatro arquivoltas. El terremoto de 1755 destruyó parcialmente la iglesia, produciéndose su reconstrucción un año después. De esta reconstrucción data el aspecto barroco actual de la parte superior y del cuerpo de campanas. En 1934 volvió a ser destruida por un incendio pero volvió a ser reconstruida nuevamente y conserva su forma hasta nuestros días.

9. Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Almonte.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Almonte.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Almonte.

El templo original se construyó entre los siglos XV y XVI, etapa de la que conserva una capilla de estilo mudéjar. Fue remodelado entre los siglos XVII y XVIII, lo que le aporta la actual imagen barroca de la que destaca la fachada del autor Antonio Matías de Figueroa. Cuenta con planta basilical de tres naves separadas por arcos apuntados que soportan techumbre de madera a dos aguas. Tras el terremoto de Lisboa de 1755, se le añadió el crucero y la capilla mayor. La capilla bautismal gótico-mudéjar conserva una lápida sepulcral paleo-cristiana del 495 y una pila bautismal de 1500.

8. Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, Bonares.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Bonares.

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Bonares.

Este edificio tiene planta basilical de tres naves. La nave central es más alargada con dos bóvedas, una con linterna decorada con frescos y la otra de herradura en la sacristía. Posee una cubierta de madera a dos aguas con artesonado de estilo mudéjar. Cuenta con retablos barrocos y frescos en sus muros. La puerta principal presenta la estructura de arco de medio punto con frontón al más puro estilo clásico.

7. Iglesia Parroquial Santa María de la Purificación, Manzanilla.

Iglesia de la Purificación, Manzanilla.

Iglesia de la Purificación, Manzanilla.

La Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación, por su contundencia volumétrica y su emplazamiento en un sector elevado de la localidad, se convierte en el hito arquitectónico más representativo. Se trata de un destacable ejemplar de iglesia sevillana en el que confluyen los estilos mudéjar y barroco, siguiendo un modo de proceder muy característico de la práctica constructiva del siglo XVIII en la zona. Erigida según las consignas mudéjares en su primitiva edificación, que parece corresponder al siglo XV, más tarde sería prácticamente rehecha tras los daños ocasionados por el terremoto de 1755, plegándose a las directrices barrocas vigentes en la segunda mitad del setecientos. La mano de Antonio Matías de Figueroa le otorga el peculiar estilo barroco triunfal con una destacada primacía de la línea rococó. Destaca finalmente la torre (1760-1779), uno de los ejemplares más bellos de la provincia con origen en la Giralda sevillana.

6. Iglesia Nuestra Señora de la Estrella, Chucena.

Iglesia Nuestra Señora de la Estrella, Chucena.

Iglesia Nuestra Señora de la Estrella, Chucena.

Esta bella iglesia es de estilo renacentista y podríamos datarla en torno al último tercio del siglo XVIII. El templo cuenta con una planta de cruz latina que consta de una sola nave, crucero apenas iniciado y capilla mayor. La nave está cubierta a tres aguas con tejas curvas. Sobre el perfil de la fachada principal se alza una mansarda coronada por frontón triangular decorado por cinco jarros de cerámica blanca. La portada es muy sencilla pero destaca por su arco de medio punto y por el escudo del cabildo catedral de Sevilla, como patrono del templo. La torre, según moda imperante en la Baja Andalucía durante el setecientos, se inspira en el prototipo de la Giralda. Su base es simple pero el campanario se compone por dos cuerpos estilísticamente iguales y decrecientes. En el interior de la Iglesia destaca el impresionante Retablo Barroco, de 10’50 metros de altura por 8’40 de ancho, uno de los más majestuosos del Condado.

5. Iglesia de San Bartolomé, Rociana del Condado.

Iglesia de San Bartolomé, Rociana del Condado.

Iglesia de San Bartolomé, Rociana del Condado.

Es el monumento arquitectónico principal de la localidad y sustituye a la anterior parroquia mudéjar, perdida tras la guerra civil. Su estilo es neobarroco y tiene su origen a mediados del siglo XX, más concretamente en torno a los años 1936-1958. La nueva iglesia es de proporciones mucho mayores que la anterior y su ejecución fue llevada a cabo por el arquitecto Pérez Carasa, una de las revelaciones en la arquitectura onubense del segundo tercio del siglo XX. Pérez Carasa eligió como material de factura y decorativo el ladrillo y diseñó una planta basilical de tres naves. A los pies del edificio nos sorprende una espectacular torre.

4. Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor, Hinojos.

Iglesia de Santiago el Mayor, Hinojos.

Iglesia de Santiago el Mayor, Hinojos.

Entre los edificios más notables de Hinojos se encuentra la Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor, destacable por su hermosa factura pero también por el rico patrimonio artístico que contiene. No en vano, esta iglesia está declarada como Bien de Interés Cultural. Y es que se trata de un interesantísimo ejemplo de arquitectura del gótico-mudéjar sevillano del siglo XV. Es una muestra clara de cómo debieron ser las iglesias mudéjares anteriores al terremoto de Lisboa en 1755 y anterior, por tanto, a la proliferación de las torres campanario. Presenta planta de tres naves a dos aguas, cubierta con armadura mudéjar. La portada principal es ojival, con un arco apuntado y abocinado, compuesta por la última arquivolta en punta de diamante realizada en piedra y el resto en ladrillos bícromos.

3. Iglesia de Santa María de la Granada, Niebla.

Iglesia Santa María de la Granada, Niebla.

Iglesia Santa María de la Granada, Niebla.

Este edificio es una superposición de edificios religiosos de distintas épocas, principalmente, una mezquita árabe y una iglesia gótico-mudéjar. Del edificio islámico se conservan muchos elementos originales de finales del siglo X o el siglo XI. En época musulmana era considerada mezquita mayor. Pero a comienzos del siglo XVI, buena parte de la mezquita cristianizada se derribó y se eliminaron las arquerías musulmanas para erigir en su lugar tres naves mudéjares, cubiertas de artesonado, y un hermoso presbiterio gótico de complejas bóvedas ojivales estrelladas. Aunque menos visible, el legado visigodo también está presente en la Iglesia de Santa María de la Granada, ya que ésta llegó a ser sede episcopal de la antigua Elepla. Así lo atestiguan la tabla ornamental visigoda y la silla episcopal de piedra que se conservan en este recinto. Por último, hay que señalar que la Iglesia posee columnas romanas, ya que en su origen fue templo romano. Es Monumento Nacional por Decreto del 3 de mayo de 1931.

2. Iglesia de San Bartolomé, Villalba del Alcor.

Iglesia de San Bartolomé, Villalba del Alcor.

Iglesia de San Bartolomé, Villalba del Alcor.

La Iglesia de San Bartolomé constituye el edificio más emblemático y singular de esta localidad onubense. Situado en lo más alto de Villalba, ocupa su centro histórico. Su planta es un gran rectángulo flanqueado por cuatro torreones en las esquinas, que se divide en dos zonas a modo de “eles” junto a un patio central, que ha sido castillo e iglesia. En principio fue un ribat almohade, construido para la defensa de la zona, que albergaba una mezquita situada en una de las naves en la que aún se aprecia el nicho del mihrab. La nave este, de estilo mudéjar, se adapta al conjunto y crea una imagen homogénea y armoniosa. Y es que este edificio aglutina varios estilos, por lo que la datación de este monumento abarca desde el siglo XII hasta la actualidad. Sus masas arquitectónicas son prismas yuxtapuestos, en los que el predominio del ladrillo es absoluto. Sobresalen dos torres de planta cuadrada que le proporcionan una imagen militar al conjunto y otra torre, llamada Torre Llana, que compone el presbiterio de la Iglesia y que destaca por su amplia bóveda. En 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico y actualmente está catalogado como Bien de Interés Cultural.

1. Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Granada, Moguer.

Iglesia Nuestra Señora de la Granada, Moguer.

Iglesia Nuestra Señora de la Granada, Moguer.

Este edificio fue construido en la transición del Barroco al Neoclásico, entre 1776 y 1783. Es austero en su planta y alzado pero presenta un impresionante aspecto catedralicio de una extraordinaria grandiosidad en su interior. Consta de cinco naves y destaca el elemento iconográfico del fruto de la granada que le da nombre. De la vieja parroquia solo se conservó la torre. La primitiva torre mudéjar se embelleció con elementos propios de la época pero como, ya diría el nobel moguereño Juan Ramón Jiménez, “la torre de Moguer de cerca, parece una Giralda vista de lejos”, en su relación al parecido con la Giralda sevillana.


  • 0

Romería de Montemayor: devoción entre pinares

Tags : 

Si hay una fiesta que atrae a los moguereños con especial cariño y fervor, esa es la Romería de la Patrona, la romería de la Virgen de Montemayor. Esta fiesta se celebra durante tres días en el pinar de Montemayor, a dos kilómetros del municipio de Moguer. En mitad de este pinar se encuentra la ermita de Montemayor; a su alrededor los romeros construyen cabañas con ramas de eucaliptos, llamadas ‘chozos’, donde cantan, bailan y viven durante los tres días que dura la celebración.

Desde la salida de las carretas de Moguer el viernes por la tarde hasta su vuelta el lunes al atardecer, los moguereños viven su fiesta grande haciendo alarde de su hospitalidad y rodeados de buen cante, buen vino, caballos, charrets, devoción y fiesta.

La casa de los mayordomos permanece ambientada durante toda la romería.

La casa de los mayordomos es el punto de encuentro de los romeros.

La romería de la virgen de Montemayor se celebra siempre el segundo fin de semana de mayo y, aunque las fiestas comiencen oficialmente el viernes, ya días antes se vive en el pueblo la alegría, el colorido y el olor a romería.

Uno de los actos más emblemáticos de estos días son los ‘rosarios de azulejos’. Esta bonita tradición se celebrará este año durante los días 3, 4 y 5 de mayo a partir de las 19:00. Se trata de una especie de desfile que se realiza desde la Iglesia Parroquial hasta cada uno de los azulejos de la Virgen que se reparten por distintas calles y barrios de Moguer. Durante este recorrido, la comitiva reza y canta la Salve por las calles de la ciudad.

Además de esto, otro acto fundamental que señala la inmediatez de la fiesta es la llegada de la Hermandad Filial de Punta Umbría. Un día antes del comienzo de la romería, el jueves por la tarde, llega en barcas por la Ribera del Tinto la Hermandad de Punta Umbría, un acto que sin duda merece la pena de ver por lo emotivo y bello del mismo. El sol cae mientras los romeros puntaumbrieños bajan de sus barcas al ritmo de sevillanas y entre vítores a la Virgen de Montemayor.

Llega de la Hermandad de Punta Umbría.

Llegada de la Hermandad de Punta Umbría por la Ribera del Tinto.

El viernes a las 18:00, en el recinto ferial frente a la Casa Hermandad, se celebra la misa que dará paso al inicio del camino hacia Montemayor. Cientos de romeros andando, a caballo y en carretas recorren las calles del pueblo y los dos kilómetros que lo separan del coto de Montemayor para, así, comenzar con las fiestas.

El sábado también es un día muy especial en la romería de Montemayor. A las 13:00, las hermandades filiales tienen su entrada oficial y son recibidas por la Hermandad Matriz en el pórtico de la ermita. Después, se celebra una misa y a medianoche comienza el ‘rosario de antorchas’ por todo el recinto romero. Y es que la devoción a la ‘Virgen chiquita’ ha ido extendiéndose por distintas localidades de las provincias de Huelva y Sevilla a lo largo de los años hasta el punto de que hoy en día existen ocho hermandades filiales y asociaciones de devotos que acuden cada año al encuentro con la Virgen de Montemayor: Hermandad de Sevilla, de Huelva, de Punta Umbría, de Madrid, de Villamanrique de la Condesa y de Arahal y asociación Pro-Hermandad de Lucena del Puerto y Pro-Hermandad de Campofrío-La Dehesa de Riotinto.

Pero, sin duda, el domingo es el día grande de la romería porque las 18:00 comienza la procesión de la Virgen a hombros de sus costaleros. Este acto es especialmente emotivo porque multitud de moguereños y moguereñas acompañan a la Virgen durante el recorrido, cantándole sevillanas, entre rezos y vítores de fervor y emoción.

La Virgen de Montemayor durante la procesión del domingo.

La Virgen de Montemayor durante la procesión del domingo.

Y ya el lunes llegan las despedidas. A las 20:30, aproximadamente, los romeros vuelven a Moguer; vuelven a recorrer las calles del municipio hasta ser despedidos por la Hermandad Matriz desde el mismo lugar desde el que empezó este periplo, en la casa hermandad del recinto ferial.

Ven a vivir la romería en honor a la Virgen de Montemayor, siente la magia de la ‘Reina de los Pinares’ y descubre la alegría y la generosidad de sus gentes. No tengas apuro en pedir en cualquier chozo un rebujito para refrescarte, te lo darán alegremente y te pondrán un plato de gambas y jamón para que lo acompañes.

Procesión de la Virgen de Montemayor el domingo de romería.

Procesión de la Virgen de Montemayor el domingo de romería.


  • 0

Vive la Romería de la Bella

Tags : 

Si hay un evento que hace que el pueblo de Lepe se eche a la calle, ese es su romería: la Romería de la Bella, su fiesta por excelencia. Aquí, la Virgen de la Bella es acompañada por unos 30.000 romeros a pie, a caballo o en carruajes desde la Iglesia Santo Domingo de Guzmán hasta su ermita en el recinto romero del Terrón. Aquí en el Terrón la virgen permaneció durante cuatro siglos en el Convento de los Franciscanos hasta que en 1835 fue trasladada a Lepe para evitar su traslado definitivo al Monasterio de La Rábida. La virgen es trasladada en su carreta de alpaca plateada tirada por bueyes. Un espectáculo digno de admiración ya que todo el camino es una explosión de alegría, bailes, rezos, promesas, cantes y vítores.

Salida de la Virgen de la Bella.

Salida de la Virgen de la Bella de la Iglesia Santo Domingo de Guzmán.

Esta romería es considerada la tercera romería en importancia en número de visitantes de la provincia de Huelva, ya que la Hermandad de La Bella calcula que unas 100.000 personas participan en la festividad hasta el lunes por la madrugá.

El origen de esta fiesta data de 1966, cuando un grupo de jóvenes organizó para el día 8 de mayo una gira campestre al lugar conocido como “el cabezo de la Bella”, un lugar aledaño a las ruinas del antiguo convento franciscano. Estas ruinas se conservan ahora en el centro del recinto romero. Renacía así la romería que, desde fines del siglo XV hasta 1835, se celebró en los terrenos colindantes al convento los días 14 y 15 de agosto, día de su festividad. Las fuertes lluvias en las romerías de 1968 y 1970 provocaron que, a partir del año siguiente, la celebración pasase a ser el segundo domingo de mayo.

Nuestra Señora de la Bella es la Patrona de Lepe y este municipio que cada año realiza dos fiestas en su honor: la romería y la salida procesional del 15 de agosto. La historia de esta imagen está relacionada con los monjes franciscanos que estaban establecidos en el Convento de San Francisco del Monte, en las cercanías de la Torre del Catalán. Posteriormente, los frailes se trasladaron a la ermita de Ntra. Sra. de los Remedios, donde construyeron un nuevo convento que, tras la aparición de la imagen mariana, se le nombró como Convento de Nuestra Señora de la Bella.

La leyenda sobre el hallazgo de la imagen la encontramos narrada por primera vez en un escrito del fraile del convento, Fernando de San José, en el año 1673. Esta leyenda dice así:

«El 15 de agosto, alrededor del año 1484, mientras paseaban los frailes por las orillas de El Terrón, una embarcación tripulada por tres marineros se paró junto a los frailes. Estos bajaron de la embarcación junto con una caja de madera y le rogaron a los frailes que la custodiasen en el convento hasta el momento en que pudiesen volver a por ella. Aceptaron tal tarea, y durante unos años estuvo guardada bajo la protección del cenobio; hasta que un día un fraile de la Orden Tercera de San Francisco pidió abrir la caja en presencia de todos los hermanos. Tras ser favorablemente resuelta su petición, se abrió la caja y apareció la Sagrada Imagen, y en ese instante todos exclamaron a la vez: ¡Oh, que Bella! ¡Es como la del cielo! Tras este acto, decidieron colocarla en el retablo mayor de su iglesia. Al ser extendida la noticia por toda la comarca, los fieles acudían ante la imagen para contemplarla y, a su vez, daban limosna para la construcción del convento, que en aquel momento las obras estaban paralizadas. Desde aquel suceso le quedó consagrado el título de Nstra. Sra. de la Bella…»

El  primer acto de la fiesta, que se celebra la primera noche antes de su partida a la ermita, es la Ofrenda de Flores, precedida de la salva de cohetes, donde la imagen es trasladada  hasta la puerta de la espadaña de la Iglesia de Santo Domingo y es agasajada por sus fieles con miles de ramos de flores.

Ofrenda de Flores.

Ofrenda de Flores.

Rodeando las viejas ruinas del convento se ha levantado una espléndida aldea romera, repleta de casetas y casas donde se dan cita y conviven vecinos y foráneos desde el sábado hasta el lunes en un ambiente de convivencia y siempre amenizado con los cantes y bailes. También se repiten las visitas y las muestras de cariño hacia la Virgen. El recinto se llena de alegría y de color con los trajes con los que se atavían las romeras. Las casetas populares se llenan de bailes y cantes, de buen comer y beber y de hospitalidad para con los visitantes.

Los romeros hacen el camino a pie, a caballo o en charré.

Los romeros hacen el camino a pie, a caballo o en charré.

 De vuelta, el lunes por la tarde, se inicia el camino de regreso hacia la Iglesia de Santo Domingo, donde la Virgen entra sobre la medianoche, a hombros de sus fieles entre vivas, olés y tambores. Allí permanecerá hasta el año que viene pero tú no tienes que esperar porque en tan sólo unas semanas podrás disfrutar de esta fiesta, una de las romerías más importantes de la provincia.


  • 0

Un enclave perfecto: Gibraleón

Tags : 

Gibraleón es un municipio que está situado en un enclave privilegiado: a pocos kilómetros de la capital, bordeado por el curso del río Odiel, a caballo entre la Costa y la Sierra, entre la Campiña y el Andévalo. Con una climatología típica de los municipios de la comarca costera, sus tierras disfrutan de mucho sol durante todo el año, lo que le garantiza una rica agricultura, dedicada a la vid, los cítricos, el girasol y el olivo.

Gibraleón cuenta con una climatología perfecta durante todo el año.

Gibraleón ofrece un entorno y una climatología perfecta para disfrutar practicando cualquier deporte.

El antiguo origen de esta villa data del siglo VI a.C. Su situación en un monte a 35 metros, lo confirió como emplazamiento estratégico en época romana, árabe y medieval, siendo un importante asentamiento musulmán en los tiempos de Al-Andalus. Sirvió como escenario de múltiples disputas y, finalmente, fue reconquistado por Alfonso X “El Sabio” en 1282. Carlos V lo convirtió en Marquesado, título que fue otorgado a Don Alfonso de Zúñiga, Duque de Béjar y mecenas de Miguel de Cervantes. Fue a este olotense, gentilicio con el que son conocidos a los paisanos de Gibraleón, al que le dedicó su obra más universal: “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, donde hay una mención a estas tierras.

El hombre y  la historia ha dejado su huella y su impronta en el  paisaje este municipio, en donde no podemos dejar de ver y visitar las Iglesias de San Juan Bautista y de Santiago el Mayor, el Convento de Nuestra Señora del Vado y las ruinas del Castillo (Alcázar). Así como el recientemente construido Centro Olontense de Arte Contemporáneo – CODAC. Se trata de una importante y magnifica pinacoteca municipal que posee más de 200 obras de todo tipo de tendencias. Perfecto testimonio de la evolución de la pintura española desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad.

Gibraleón es una población de costumbres muy arraigadas, que podemos ver en la Feria de Ganado -actual Feria de San Lucas- que se celebra desde el siglo XIV. Además, Gibraleón es una tierra donde encontramos mucha afición al caballo y, por lo tanto, muy buenos jinetes. Aquí aún podemos encontrar  tabernas o bodegas, denominadas zampuzos en el argot popular, donde se realiza la labor de pisar uvas y se vende este preciado caldo, el mosto, que maridan con una gran variedad de platos típicos del lugar, realizados con aceite de oliva de primera calidad. Y es que el aceite de Gibraleón resultó ganador del Primer  Premio a los Mejores Aceites de Oliva Virgen Extra Español. Es por ello que en diciembre se celebra la Fiesta del Mosto y la Tostá, reuniendo a miles de lugareños y visitantes.

Dentro de su término municipal, tercero de mayor extensión en la provincia, se encuentra parte del Paraje Natural de las Marismas del Odiel, una interesantísima zona húmeda, tanto por su riqueza de avifauna como vegetal. Es por esto que el principal exponente del turismo en esta localidad es el Turismo de Naturaleza. Este es el punto de partida o zona de paso de rutas a pie, a caballo o en bicicleta. Cabe destacar la Vía Verde Litoral, que se encuentra entre las poblaciones de Gibraleón y Ayamonte y que recorre unos 49 km. a través de la antigua línea férrea entre estas dos localidades, pasando por Cartaya, Lepe e Isla Cristina y transcurriendo por zonas de gran vegetación y marismas de alto valor ecológico.

Vía Verde del Litoral a su paso por Gibraleón.

Vía Verde del Litoral a su paso por Gibraleón.

Gibraleón un municipio por conocer, ¡Ven y descúbrelo!


  • 0

San Bartolomé de la Torre, la puerta del Andévalo

Tags : 

San Bartolomé de la Torre es una tierra acogedora, con costumbres peculiares y festividades que exaltan sus más emotivas tradiciones. Aquí se unen vecinas y vecinos, autóctonos y foráneos para seguir perpetuando los ricos valores de este trocito de Andévalo.

Puerta de la comarca andevaleña, San Bartolomé de la Torre no es un pueblo con un extenso patrimonio cultural pero tiene lugares realmente singulares, como la Torre que da nombre al pueblo. Este monumento se construyó entre los s. XIII y XV en un contexto histórico coincidente con las guerras entre Portugal y Castilla y León. Es una torre vigía formada por tres plantas y era en la tercera desde donde se vigilaba el territorio.

Tampoco puedes perderte el Museo del Aceite, que recoge la arraigada tradición olivarera de este municipio. Se inauguró en 2006 con la finalidad de conservar y dar a conocer la antigua Almazara existente en la localidad.

Museo del Aceite, San Bartolomé de la Torre.

Museo del Aceite, San Bartolomé de la Torre.

Por otro lado, te llamará la atención su iglesia parroquial, con un claro y marcado estilo barroco que en cada festividad se enorgullece de ver entrar a los ocho danzaores y un rabeador que a ritmo de tamboril y rasgado de espadas perpetúan la Danza Bartolina.

Danzaores. Autor: Paco Santana.

Danzaores de la Danza Bartolina. Autor: Paco Santana.

Pero San Bartolomé de la Torre es mucho más. Es su romería de la Amistad, que no se celebra en honor a ningún Santo o Virgen, sino que pone en valor uno de los grandes tesoros de la vida: la amistad. Y en torno a los amigos y amigas se pasa un fin de semana en lo alto de la Lobera cantando y bailando con trajes de flamenca diseñados en el mismo término bartolino.

Fresas, naranjas, chacina, parajes, senderos, cultura, dulces, pan, artesanía, aceite, entorno, danza, matanza, flamenco, amistad, mosto, acogida, fiestas… San Bartolomé de la Torre, ¡descúbrelo y déjate querer!


  • 0

La Granada de Riotinto, La Alfilla

Tags : 

La Granada de Riotinto está situada en la comarca del Andévalo, concretamente, en la Cuenca Minera. Estos paisajes se mezclan con los de la Sierra ya que está situada a 435 metros de altitud. Se cree que el nombre original de esta localidad es La Adelfilla, en alusión a una antigua fuente de la que se suministraban los tres primitivos asentamientos vecinos.

Los primeros indicios históricos sobre La Granada de Riotinto datan del siglo XVIII, cuando era una aldea dependiente del Cabildo de Aracena y con pocos vecinos. Fue reconquistada a los musulmanes en la segunda mitad del siglo XIII, como parte del reino de Sevilla. En relación con el origen del nombre de la población, se cuenta que Alfonso X fue quien mandó nombrarla como “La Granada Vieja”, colocándole la figura de Nuestra Señora de la Granada.

Desde la Baja Edad Media y hasta el siglo XVIII perteneció a Aracena.
En el siglo XVII la propiedad de la dehesa de Valdehigueras fue dividida entre La Granada y Campofrío en dos mitades para “fomentar las relaciones entre ambas como asentamiento de la dehesa comunal de los Bueyes”. Las diferencias entre ambas localidades por el uso y pertenencia de este lugar acabó en un litigio entre ambas poblaciones en 1773, favorable para los vecinos de La Granada.

Para mediados del siglo XIX, el historiador Pascual Madoz hace referencia a la economía de La Granada: «La producción principal y casi exclusiva de este pueblo es la bellota, con la que se ceba bastante ganado de cerdas; también se coge, aunque en cantidad muy corta, algún grano y legumbres; hay ganado lanar y cabiío, que aprovecha los muchos pastos del terreno, y caza de conejos y perdices». A partir de la segunda mitad del siglo XIX la población queda ligada a la minería de la Cuenca de Río Tinto con la compra de las minas por la compañía inglesa Riotinto Company Limited, decidió añadir el topónimo de «Riotinto».

Iglesia de Nuestra Señora de la Granada.

Iglesia de Nuestra Señora de la Granada.

La Alfilla cuenta con un rico Patrimonio Cultural y Artístico. Lo podemos ver en su Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de La Granada, del siglo XVII; la fuente-lavadero, a las afueras del pueblo; o sus hermosos paisajes, como el de la Sierra de la Joya. Aprovecha para venir el último sábado de abril, que es el día en el que celebramos la romería de Nuestra Señora de la Granada. Aquí podrás probar nuestros deliciosos platos elaborados con productos derivados del cerdo ibérico y las verduras de nuestras huertas, en las que destaca el ajo de patatas y los quesos de cabra. En estas fechas son también muy populares dulces caseros como los roscos, los pestiños o las rosas.

Sin duda ninguna, este es el momento perfecto para venir a descubrir La Granada de Riotinto.


  • 0

San Silvestre de Guzmán, el valor de la tranquilidad

Tags : 

San Silvestre de Guzmán es un municipio que encontrarás cerca de la Costa de Huelva pero perteneciente geográficamente a la comarca andevaleña. Se trata de un pequeño pueblecito cuya tipología urbana permanece prácticamente inalterada tras el paso de los años, de manera que simplemente pasear por sus blancas calles de paredes encaladas ya supone una acertada alternativa de relax.

Iglesia de San Silvestre de Guzmán. Autor: @jamacarro.

Iglesia de San Silvestre de Guzmán. Autor: @jamacarro.

San Silvestre de Guzmán se articula en torno a la Iglesia Parroquial (s. XVI- XVII), formalmente gótica, con un esbelto campanario; y a la plaza de España, cuyo trazo sigue el modelo típico de plaza del siglo XVIII, cerrada en sí misma y con los accesos por las esquinas. Además, su encanto se engrandece con sus gruesos muros de argamasa y pizarra, sus tejas árabes y la arquitectura tradicional. Sin embargo, es el paisaje agrícola precisamente el que dota de una importante personalidad a este municipio, un paisaje que envuelve al pueblo, que entremezcla su color verde con el blanco de las casas simulando en su conjunto un cuadro que invita a pararse, respirar con conciencia y dedicarse un tiempo a sí mism@.

Paisaje del entorno de San Silvestre de Guzmán.

Paisaje del entorno de San Silvestre de Guzmán.

Desde un punto de vista cultural, etnológico y paisajístico, San Silvestre reúne elementos como su Molino de Vilán, que pertenece a un conjunto de cuatro molinos del siglo XVIII. Dos de ellos se encuentran totalmente rehabilitados y pueden ser visitados, uno como museo y otro como centro de interpretación. En un paseo sansilvestrero podemos descubrir pozos y balsas de uso ganadero, eras para trabajar en el campo, cercados de piedra… una auténtica seña de identidad de este municipio que, además, puede presumir por ser bañado con aguas del río Guadiana y disponer de importantes superficies de dehesas y pastizales, constituyendo así un espacio destacado para las actividades cinegéticas.

Molino del Tillán. Autor: @jamacarro.

Molino del Vilán. Autor: @jamacarro.

Definitivamente, San Silvestre de Guzmán es una suma de cualidades y en todas ellas tiene un importante valor el remanso de tranquilidad al que te llevan.


  • 1

Conjuntos históricos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (I)

Tags : 

La Sierra es un Conjunto Histórico por sí mismo. Al visitar las localidades serranas disfrutaremos de sus casas, sus plazas, sus iglesias, sus castillos, sus calles, sus puentes y todo su entorno natural. La fisionomía de las poblaciones de la Sierra tiene un carácter propio que las hace claramente definibles. La agrupación de los diferentes bienes inmuebles que forman estas localidades, condicionados por la orografía y por la evolución de sus poblaciones, son testimonios de su cultura y constituyen un valor de uso y disfrute para su población.

Cortegana. Autor: Julián López Pastor.

Cortegana. Autor: Julián López Pastor.

Las características de los pueblos serranos en términos generales son:

La adaptación a la orografía del terreno. Pequeñas montañas y valles definirán el entramado urbano. Calles que se adaptan a las curvas de desnivel y que otorgan a los pueblos un carácter continuista con respecto a la naturaleza que les rodea.

El caserío se define por parcelas con viviendas de poca altura pero con soberado, con fachadas blancas de cal y tejados a dos o tres aguas, cubiertos por tejas árabes, con pequeños vanos. Dentro de estas parcelas también son importantes las zonas no destinadas a viviendas como los patios o corrales.

Calles de Hinojales.

Calles de Hinojales.

Este caserío suele estar salpicado por algunos elementos monumentales, con alguna vivienda señorial y sobre los que suelen destacar la iglesia y el castillo, en caso de que lo tengan. Referente a los espacios públicos destacan sus calles empedradas, los lavaderos y fuentes y sus plazas.

Otro elemento importantísimo de los pueblos de la Sierra es el ruedo o contorno del municipio. Se trata de pequeñas propiedades que en épocas pasadas surtían de alimentos a la localidad, por ello es normal que sean huertas, huertos de frutales, olivares… En definitiva, elementos que aseguraban la vida en las poblaciones.

Estas características las podemos ver en los veintinueve pueblos de la comarca, excepto en Rosal de la Frontera que, al ser el pueblo más joven de la comarca, su trama urbana responde a una población de tipo reticular, propia del momento en el que se fundó. El resto de municipios serranos tienen su origen en la Edad Media, bien en periodo de dominación musulmana (casos de Aroche o Zufre) o de periodo de dominación cristiana, que son la mayoría.

Vista urbana de Aroche en la que destaca su fortaleza. Autor: Diego Ríos.

Vista urbana de Aroche en la que destaca su fortaleza. Autor: Diego Ríos.

También será importante en la evolución de los conjuntos históricos el desarrollo socio-económico de las poblaciones: más agrícola, como Hinojales; o más industrial, como sucede en Jabugo o en Cumbres Mayores.

Te invitamos a visitar los pueblos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche e intentes comprender su devenir a lo largo de los tiempos, simplemente disfrutando de sus Conjuntos Históricos. Ven a la Sierra, te esperamos.


  • 0

Asómate a la Cuenca Minera

Tags : 

Asómate a un paisaje tallado por cada una de las culturas que trabajaron sus riquezas minerales y que aún hoy podemos reconocer. En la Cuenca Minera de Riotinto encontrarás unos paisajes únicos en el mundo, repletos de matices, colores y tonalidades dignos de ser escritos con la luz, con un fuerte contenido histórico o geológico inigualable.

Asomado a Corta Atalaya

Asomada a Corta Atalaya.

Asómate a la  espectacularidad del río Tinto, las escorias de Zarandas-Naya, los bancales coloreados de Peña de Hierro, el óxido del ferrocarril, la inmensidad de Cerro Colorado, el colonialismo de Bellavista, la madera centenaria de la Capilla Presbiteriana, el recuerdo al minero o al “Año de los Tiros”, la humildad de los barrios, el silencio de los pueblos perdidos, la belleza de Corta Atalaya, la antigüedad dolménica, la riqueza mineral, el sudor del obrero… instantáneas que únicamente podrás obtener en Minas de Riotinto y su comarca minera.

Asomado ala Cuenca. Autor: J.M. Delgado

Asomado a la Cuenca Minera. Autor: J.M. Delgado.

Asómate a la Cuenca Minera a través de sus rutas guiadas con una duración personalizada. Senderismo minero. Un poblado abandonado, la huella de la actividad industrial, la “Corta” y el malacate. La capacidad del hombre para transformar el paisaje es evidente en Peña de Hierro, la huella de la mina en las persona se deja sentir. Asómate a la Cuenca Minera de Riotinto.

Te llevamos a conocer un lugar especial con rutas, senderismos y paseos que nos permiten tocar nuestro patrimonio. Una visita distinta, cercana y personalizada de la mano de especialistas en Geología e Historia, apasionados por este entorno único en el mundo.


  • 0

Hinojos, población marismeña de Doñana

Tags : 

Hinojos es una población de la comarca del Condado que se encuentra en pleno Parque Nacional de Doñana. Sus cerca de 4.000 habitantes tienen la suerte de vivir en una de las mayores Reservas Naturales de Europa. Se trata de una población marismeña que se encuentra rodeada de pinos y que ofrece en cada una de sus calles el conocido sabor de los pueblos blancos de Andalucía.

Barrio del Cerrillo. Hinojos.

Barrio del Cerrillo. Hinojos.

Si paseamos por el municipio, destaca el barrio de El Cerrillo, que contiene todos los elementos de las construcciones típicas andaluzas, es decir, patios interiores, fuentes, macetas de flores que colorean las blancas paredes… Si seguimos nuestro paseo por sus callejuelas, Hinojos nos lleva hasta su más notable edificio: la Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor. Se trata de una construcción amurallada gótico mudéjar en la que destaca una interesante puerta ojival, su inmensidad y su hermosa factura. Pero no podemos olvidar el rico patrimonio artístico que contiene en su interior, como una  talla barroca de Martínez Montañés.

Iglesia Santiago el Mayor.

Iglesia Santiago el Mayor.

Pero la belleza de Hinojos no sólo se encuentra en el interior de la localidad sino en todo su término municipal ya que a él pertenece la mayor parte de las marismas de Doñana, por lo que puede presumir de ser un municipio con una gran riqueza medioambiental. Y es que las marismas de Hinojos es uno de los enclaves más importantes de Europa. Por aquí pasan cada año cientos de miles de aves migratorias durante su peregrinación del continente africano al europeo y viceversa. Por ejemplo, en invierno podemos encontrar ánsares o grullas que vienen del norte de Europa y en primavera es fácil ver moritos, garzas imperiales o limícolas procedentes de África.

Otros importantes lugares del Parque Nacional de Doñana también se están situados en el término municipal de Hinojos, como la Cañada Mayor o el Coto del Rey, donde habita la población de lince ibérico más importante del oeste de Andalucía. Además, encontramos otros parajes bien conocidos por la romería del Rocío como la Raya Real, el Palacio del Rey o el Puente del Ajolí, por el que muchas hermandades llegan hasta la aldea.

Marismas del Parque Nacional de Doñana en el término de Hinojos.

Marismas del Parque Nacional de Doñana en el término de Hinojos.

Y es que Hinojos es bonita por dentro y por fuera. Ven a visitarla y disfruta de la belleza de los pueblos blancos de Andalucía y de una inigualable riqueza medioambiental al mismo tiempo.


Buscar

Síguenos en Facebook