Andalucía se mueve con Europa

Tag Archives: danza

  • 0

Trajes típicos: tesoros del Andévalo

Tags : 

Entre los indiscutibles tesoros que tiene la comarca andevaleña, la indumentaria típica de algunas fiestas y romerías son un auténtico patrimonio que pertenece al acervo cultural de sus pueblos. La mayor parte de estas vestimentas son trajes ligados a manifestaciones festivas o religiosas.

Entre tanto bonito y, simplificándolo mucho, podemos decir que danzantes y mayordomas son quienes fundamentalmente visten estos trajes típicos. Estas últimas son mujeres que llevan con virtuoso decoro trajes y enseres de gran tradición, entre las que destacan Gabachas y Jamugueras.

Las Gabachas

El traje de gabacha es de uso restringido para las Mayordomas de la romería de Puebla de Guzmán, que se celebra en honor a la Virgen de la Peña. Se trata de una indumentaria rica y elegante, donde los encajes de malla y  bolillos, así como las joyas, toman especial protagonismo.

Los sombreros negros de copa alta se adornan con plumas negras, moña frontal y hebilla esmaltada. Las mujeres visten diferentes prendas, tales como la falda de terciopelo con galones dorados o plateados, el corpiño de tisú o brocado, camisa de hilo blanca bordada, gabacha muy ceñida a la cadera, toca y zapatillas de terciopelo o intensificando la vistosidad de las mismas. Además, entre las joyas que complementan al traje encontramos una gargantilla de oro rematada por un colgante denominado “galápago”, pendientes llamados arracadas y un rosario de oro o plata que acostumbra a colgar del cuello.

Gabacha a caballo. Autor: Antonio Pereira.

Gabacha a caballo. Autor: Antonio Pereira.

Las  Jamugueras

Durante la romería de San Benito Abad, en El Cerro del Andévalo,  la indumentaria también tiene un papel muy importante, siendo seña de identidad y distinción entre quienes la lucen. Así, entre las mujeres, el traje de Mayordoma y el de la Jamugueras se distinguen por el lazo de la copa del sombrero, que en el caso de la Mayordoma es de color rojo y lleva un medallón de Santiago Apóstol a caballo. El resto del vestido se compone de camisa blanca con encajes, corpiño, monillo, toca bordada en oro, guantes, guardabajo de seda, enaguas, moa, medias de cuchillas azules, chinelas de terciopelo rojo, bobillo de la mayordoma y sombrero de plumas con lazo. Algunas de las joyas que adornan el traje son media luna de oro, Cruz de Caravaca, pendientes similares a la Cruz de Chorro, rosario, cadena de oro y escapulario de plata.

Todos estos elementos, crean un conjunto de colores y formas que dan a la mujer una gran elegancia cuando baila, camina o viaja sobre las caballerías.

Jamuguera. Autor: Antonio Pereira.

Jamuguera. Autor: Antonio Pereira.

 Sin duda, tener la oportunidad de ver desfilar estos vestidos y complementos, despiertan la admiración de cualquiera.


  • 0

Alosno, cuna del fandango

Tags : 

Alosno es sinónimo de tradiciones, folclore y arte, mucho arte. Enclavado en el corazón de la comarca de El Andévalo, destaca por su devoción y respeto a sus ancestrales costumbres: cruces de mayo, procesión de San Juan Bautista, la danza de Los Cascabeleros, Luminarias, romería de San Antonio, etc. Y entre tantas y tan buenas, el fandango, cante de rasgos autóctonos, árabes, bizantinos y hebreos a los que se añade un matiz flamenco marcado por un fuerte sentimiento de un pueblo y que hoy en día es considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

“El fandango es mi alegría,

es el cante que más quiero.

Se alegran las penas mías,

con un fandango alosnero”

Pero Alosno es mucho más. Es patrimonio, gastronomía, cultura, aguardiente, campos, cabezos, senderos, buena gente y chacina. Su Iglesia de Nuestra Señora de Gracia destaca entre la arquitectura del pueblo, sus tres naves se dejan ver desde lejos, otorgando una impresionante majestuosidad al lugar. Además, Alosno alberga la primera ermita extramuros construida en la provincia: la del Señor de la Columna.

Vista del municipio andevaleño de Alonso.

Vista del municipio andevaleño de Alosno. Autor: Ramón Granuja.

Y ¿cómo no? la Calle Real de Alosno, motivo de cante y protagonista del folclore popular. Calle con esquinas de acero y azulejos con estrofas de fandango que es todo un emblema de la localidad. El entorno de Alosno, como todo El Andévalo, goza de unos parajes que tienen pendiente una importante tarea: ser descubiertos. Así, el Cabezo Juré, el mirador excepcional, situado a dos kilómetros del pueblo, nos dará buena vista de sus extensas dehesas, sus arroyos turquesas y sus campos de jara.

Inmediaciones del cabezo del Juré.

Inmediaciones del cabezo Juré. Autor: Ramón Granuja.

En Alosno hay mucho por descubrir, no dejes que te lo cuenten.


Buscar

Síguenos en Facebook