Andalucía se mueve con Europa

Daily Archives: 20/04/2015

  • 0

Alosno: la sonaja andevaleña

Cuenta Manuel Garrido en su libro Alosno, palabra cantada” la historia e idiosincrasia de cuanto evento acontece y caracteriza a este pueblo andevaleño que, quizás por su aislamiento, pudo conservar lo que otros pueblos le aportaron a lo largo de la historia, teniendo así un fondo cultural tan potente y complejo que no podemos reducir a la expresión “cuna del fandango”. Alosno es cuna de mucho más, “es una sonaja que, cuando se mueve, cascabelea”. Es arte en estado puro, que siente respeto y cariño por las tradiciones, siendo un claro ejemplo de ello las Cruces de Mayo.

La Cruz, convertida en signo victorioso tras la muerte de Cristo, representa en muchas fiestas paganas la aportación del cristianismo decorando, por ejemplo, los altares. En Alosno es el adorno que, ubicado en cada colá -espacios que se preparan para llevar a cabo las celebraciones-, simboliza que en el mes de mayo algo va a ocurrir.

Cruz de Alosno. Autora: @mjgarreciado.

Cruz de Alosno. Autora: @mjgarreciado.

Y así, cuando llega el mes de mayo, las mujeres adornan las colás con lo mejor que tienen para transformarlas en templos callejeros y santuarios para el amor, dando enorme sentido a la expresión “que cuando la Cruz viene, cada una luce lo que tiene”, de manera que estos espacios toman aspecto de salones renacentistas donde todo ocurre sin filtros, bailando “chiquillos con viejas, ancianos con mozas, pobres con ricas, sin que sea ley hacerlo bien”.

Cruz de Mayo de Alosno. Autor: Antonio Pereira Jiménez.

Cruz de Mayo de Alosno. Autor: Antonio Pereira Jiménez.

La Cruz de Mayo (Las Cruces) se divide en dos fines de semana, conociéndose cada una por la Cruz grande (primer fin de semana del mes) y la Cruz chica (siguiente fin de semana). El ritual consiste en que los hombres saquen a bailar a las mujeres que, ataviadas para la ocasión, cantan en las colás sin forzar la voz, al son de las panderetas, con la pausa justa para el cambio de pareja. El que saque a bailar a una mujer ha de dejar “la perrila pa la lu”.

Se bailan tres sevilanas

al pie de la Santa Cruz,

y al final de la tercera,

la perrila pa la lú.

En estas fiestas nadie es forastero en Alosno. Es común que amantes de las tradiciones y el folclore, guitarras en mano, lo visiten estos días. “Ir de cruces en Alosno es asistir a una fiesta derramada por todo el pueblo; se deja una colá y aún el eco de ésta no se ha perdido cuando ya se percibe el de otra”.

Y tú, ¿ya sientes el eco?, ¿escuchas los cantes?.

*Parte del texto ha sido extraído de: Garrido Palacios, M.(1992). Alosno, palabra cantada. Fondo de Cultura Económica. México. pp.116-119.


Buscar

Síguenos en Facebook